Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

jueves, 23 de agosto de 2012

Gastronomía asturiana

Hola fogoneros,

Estas vacaciones, como os comenté, he estado en Asturias, y la verdad, todo lo que os cuente es poco. Como os podéis imaginar se come estupendamente, y absolutamente de todo, no sólo la fabada, que también... Pero lo bueno de Asturias es que como tiene costa, montaña y todo como a cinco minutos, la oferta gastronómica es de lo más variada.

Tiene muy buena huerta, donde lógicamente destacan las fabes, alubias grandes y blancas, esenciales en la gastronomía asturiana, y protagonista del plato por excelencia de los fogones astures, la fabada:



Otros platos típicos y sorprendentes son los tortos de maíz, los cuales desconocía. Son tortas de maíz que acompañan muchos platos y rellenos, y están buenísimos. Hace tiempo era propio de las aldeas, pero afortunadamente ahora se pueden ver en la carta de bares y restaurantes. En la foto tenemos un torto relleno de revuelto con cebolla caramelizada y queso. Abajo el torto tal cual.




En la cocina asturiana también destacan sus carnes, un plato típico es el cachopo, que básicamente son dos filetes de ternera que guardan dentro un relleno de jamón, queso y espárragos (algunos ponen espárragos y otros no, también pimiento asado) todo rebozado y acompañado por un millón de patatas fritas. Esto está exquisito, nada que ver con el San Jacobo rancio de jamón york y tranchete. Está realmente bueno como lo hacen allí, y el tamaño es XXL, vamos, que con un cachopo comen dos. Abajo, más carne roja guisada.




Siguiendo con las carnes, los embutidos tienen también un papel fundamental, no nos podemos ir de Asturias sin probar unos chorizos a la sidra, que están verdaderamente deliciosos.




Cambiando de tercio, en Asturias podemos encontrar estupendos pescados y mariscos, de los que se hacen platos tan característicos como las fabes con almejas, que es un plato exquisito y muy recomendable:




Pero sin duda, una cosa que me sorprendió y me encantó, y es algo muy típico de allí son los oricios (erizos de mar) a los que le sacan muchísimo partido. Aquí os dejo paté de oricio, que merece mucho la pena, y un salteado de champiñones en salsa de oricio que no se lo salta nadie (podía haber evitado el chiste fácil, pero para qué...).






Y no nos dejemos atrás el bonito, la merluza o la lubina, que la costa asturiana da tan buen pescado como este:

Lubina al horno:

Merluza en salsa marinera


Bonito:


Otro apartado son los quesos, protagonistas auténticos en la gastronomía asturiana. Cierto es que destaca el cabrales por encima de todos, pero os aseguro que hay una variedad muchísimo más extensa de la que podía imaginar, tanto es así, que al parecer podemos encontrar la mayor variedad de quesos de Europa. No os voy a enumerar aquí todos los que probé, pero como os podéis imaginar, fueron unos cuantos, y la verdad es que el cabrales es uno de los que más me gustan, pero hay otro que me encanta que es Afuega´l Pitu, y si tenéis oportunidad de localizarlo en alguna charcutería o tienda gourmet, no lo dudéis y compradlo, ya veréis que os va a encantar. Os paso un enlace de este queso, que aquí no tengo foto, por si queréis saber más http://www.doafuegalpitu.com/

Cabrales con nueces y membrillo


Y algo, que por supuesto no nos debemos dejar, es sin duda la sidra, que como sabréis, y si no lo sabéis os lo cuento, se obtiene a partir del mosto de manzana prensada en el llagar y fermentada en toneles de castaño. El  nivel de alcohol oscila entre los 4 y 6 grados, y además de su glorioso sabor, destaca la manera en que es servida, ya que la sidra no se echa directamente al vaso, se escancia, es decir, la botella se tira desde cierta distancia cayendo al vaso, así hacemos que "rompa la sidra", se oxigene, y al mezclarse con el carbónico de la sidra, obtenemos una bebida con gas. Normalmente el escanciador te pone un culín, como dos dedos, en un vaso que suele ser ancho y fino, y tú te lo bebes del tirón. Al menos así nos lo han enseñado allá donde fuimos. Se toma muy fresca, y si se acompañan con estas croquetas caseras de morcilla, está aún mejor si cabe:



Y por último, después de todo este paseo que nos hemos dado por Asturias a base de carnes, mariscos, pescados, quesos, fabada y sidra, no nos podemos ir sin probar su espectacular repostería. Innumerable es la cantidad de platos dulces típicos con la que cuentan: arroz con leche quemado con plancha, frixuelos, casadiellas, borrachinos, panchón, carbayones, etc, etc, no os lo puedo poner todo que no acabo. Os dejo una muestra.

Frixuelos rellenos de compota de manzana


Arroz con leche


Y hasta aquí esto es todo, espero que os haya gustado este pedacito de Asturias que os he traído, no dejéis de ir, porque además podéis visitar y disfrutar de todo en pocos kilómetros, de playas, montañas, ciudad, en fin, lo que os apetezca. No obstante, si os habéis quedado con ganas de más, tengo un par de post más en la retaguardia porque Asturias, como os habréis dado cuenta, da mucho de sí. ¡Hasta mañana fogoneros!.

No hay comentarios: