Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

miércoles, 21 de marzo de 2012

Arroz caldoso con conejo al toque de Pedro Ximénez

Hola fogoneros,

Os traigo un recetón, sí, sé que siempre digo lo mismo, pero es que ayer hice un arroz con conejo de esos que hacen historia, y me quedó tan bueno, que he pasado de la receta prevista para traerlo hoy antes de que se me olvide, porque la verdad es que fue todo improvisado. Iba a comer pollo, y saqué una fiambrera, y había medio conejo dentro, total, que los descongelé, y me dio el punto, y me dije, pues con esto hago un arroz. Cuando llegó mi marido y vio el pedazo de arroz que le tenía un martes, me hizo la ola, porque además quedó de restaurante total.

Ingredientes (para cuatro personas)
- Medio conejo grandecito (importante que tenga el hígado entero).
- 1 chorreón de Pedro Ximénez o cualquier vino dulce.
- 1 pimiento verde (de los alargados)
- 1 trozo de pimiento rojo.
- 1 tomate pelado.
- 2 dientes de ajo.
- 1 puñado de arroz por persona.
- Vinagre de Jerez.
- Aceite y sal.

Preparación
Lo primero que hice, estaba totalmente inspirada, fue dorar un par de dientes de ajo enteros y freír el hígado del conejo, súper importante. Con esto hice un majado, puse el hígado, los dientes de ajo, y le añadí un poquito de vinagre de Jerez, y lo machaqué todo, hasta que se me quedó como una especie de paté. La textura era la misma, si vais con prisa, metedle la batidora, la idea es que quede fino. Esto, junto con el vino dulce, es la clave.

En el mismo aceite, hice el conejo, lo tuve a fuego medio-fuerte hasta que se doró del todo. Después le incorporé las verduras: un tomate, que pelé previamente, cortado a cuadraditos pequeños, junto con los pimientos, también cortados en trozos, todo pequeñito. Lo dejé pochar y que cogiera el gusto del conejo, y por último le eché un buen chorreón de vino dulce, y cuando empezó a hervir, le incorporé el majado del hígado, y un vaso de agua, le puse el punto de sal, y lo dejé a fuego medio una media hora para que el conejo se pusiera blandito, y el caldo tomase el gusto de todos los ingredientes.

Justo antes de echar el arroz, puse el fuego fuerte, y cuando estaba hirviendo, eché el arroz. Usé SOS, grano redondo, bajé el fuego, y ahora, importante, lo tuve unos veinte minutos a fuego medio. Como el arroz pretendía que fuera caldoso, le iba incorporando agua cada vez que me lo pedía para que no se quedara seco y no se quemase, como medio vaso cada cinco minutos, por seguir una pauta, pero vamos, que yo iba haciéndolo a ojo, y al mismo tiempo iba rectificando de sal y probando, meneándolo de vez en cuando para que no se pegase. Vosotros id probando, hasta que el arroz esté en su punto. Siento no ser más específica, pero esto es así, no es matemático. Al final, lo tuve cinco minutos reposando, y el arroz estaba espectacular. Espero que os haya gustado la receta, y que la pongáis en práctica. ¡Hasta mañana fogoneros!


No hay comentarios: