Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

miércoles, 21 de marzo de 2012

Arroz caldoso con conejo al toque de Pedro Ximénez

Hola fogoneros,

Os traigo un recetón, sí, sé que siempre digo lo mismo, pero es que ayer hice un arroz con conejo de esos que hacen historia, y me quedó tan bueno, que he pasado de la receta prevista para traerlo hoy antes de que se me olvide, porque la verdad es que fue todo improvisado. Iba a comer pollo, y saqué una fiambrera, y había medio conejo dentro, total, que los descongelé, y me dio el punto, y me dije, pues con esto hago un arroz. Cuando llegó mi marido y vio el pedazo de arroz que le tenía un martes, me hizo la ola, porque además quedó de restaurante total.

Ingredientes (para cuatro personas)
- Medio conejo grandecito (importante que tenga el hígado entero).
- 1 chorreón de Pedro Ximénez o cualquier vino dulce.
- 1 pimiento verde (de los alargados)
- 1 trozo de pimiento rojo.
- 1 tomate pelado.
- 2 dientes de ajo.
- 1 puñado de arroz por persona.
- Vinagre de Jerez.
- Aceite y sal.

Preparación
Lo primero que hice, estaba totalmente inspirada, fue dorar un par de dientes de ajo enteros y freír el hígado del conejo, súper importante. Con esto hice un majado, puse el hígado, los dientes de ajo, y le añadí un poquito de vinagre de Jerez, y lo machaqué todo, hasta que se me quedó como una especie de paté. La textura era la misma, si vais con prisa, metedle la batidora, la idea es que quede fino. Esto, junto con el vino dulce, es la clave.

En el mismo aceite, hice el conejo, lo tuve a fuego medio-fuerte hasta que se doró del todo. Después le incorporé las verduras: un tomate, que pelé previamente, cortado a cuadraditos pequeños, junto con los pimientos, también cortados en trozos, todo pequeñito. Lo dejé pochar y que cogiera el gusto del conejo, y por último le eché un buen chorreón de vino dulce, y cuando empezó a hervir, le incorporé el majado del hígado, y un vaso de agua, le puse el punto de sal, y lo dejé a fuego medio una media hora para que el conejo se pusiera blandito, y el caldo tomase el gusto de todos los ingredientes.

Justo antes de echar el arroz, puse el fuego fuerte, y cuando estaba hirviendo, eché el arroz. Usé SOS, grano redondo, bajé el fuego, y ahora, importante, lo tuve unos veinte minutos a fuego medio. Como el arroz pretendía que fuera caldoso, le iba incorporando agua cada vez que me lo pedía para que no se quedara seco y no se quemase, como medio vaso cada cinco minutos, por seguir una pauta, pero vamos, que yo iba haciéndolo a ojo, y al mismo tiempo iba rectificando de sal y probando, meneándolo de vez en cuando para que no se pegase. Vosotros id probando, hasta que el arroz esté en su punto. Siento no ser más específica, pero esto es así, no es matemático. Al final, lo tuve cinco minutos reposando, y el arroz estaba espectacular. Espero que os haya gustado la receta, y que la pongáis en práctica. ¡Hasta mañana fogoneros!


martes, 20 de marzo de 2012

Bacalao en salsa de champiñones

Hola fogoneros,

Os traigo un invento facilón y diferente, otra manera más de hacer el bacalao, que en estas fechas como que pega mucho, y es un pescado maravilloso, al menos a mí me encanta en toda su extensión, porque se pueden hacer con él infinidad de recetas y admite casi todo. Os la dejo.

Ingredientes
- 1 trozo de bacalao por comensal (150-200 gramos)
- 1 champiñón grandecito.
- Media cebolla.
- 1 cucharada de harina.
- Un poquito de vino blanco.
- Aceite y sal.

Preparación
En una sartén pochamos la cebolla hasta que quede transparente. Incorporamos el champiñón que previamente habremos laminado. Lo salteamos, echamos un chorreoncito de vino blanco, y cuando haga chof-chof, le ponemos la cucharada de harina, lo mezclamos todo bien hasta obtener la consistencia de la salsa, le ponemos el punto de sal y colocamos el bacalao encima hasta que se haga, dándole la vuelta con cuidadito para que no se deshaga. Y ya está, mira qué rico. ¡Hasta mañana fogoneros!.


miércoles, 14 de marzo de 2012

Alcachofas a la plancha con topping de huevo e ibérico

Hola fogoneros,

Traigo una receta estupenda, súper light, y al mismo tiempo riquísima, vamos que es de dieta total, pero no nos pesará... Es una forma diferente de hacer las típicas alcachofas con jamón, mucho menos calórica, y más original. A ver qué os parece.

Ingredientes (para 2 que comen bastante)
- 1 kilo de alcachofas frescas.
- 2 huevos duros.
- Unas lonchas de jamón ibérico.
- Aceite y sal.

Preparación
Quitamos los tallos y las hojas duras a las alcachofas, hasta quedarnos con el corazón. Aseguraos bien de que os quedáis con la parte tierna, que luego escupir la hoja no es agradable...

Las partimos por la mitad, y las cocemos en agua hirviendo con sal hasta que estén tiernas. Escurrimos, y en una sartén, o mejor una plancha, ponemos un poquito de aceite y el punto de sal a la alcachofa, y las tenemos hasta que queden doraditas.

Cortamos los huevos duros en trocitos pequeños, colocamos las alcachofas en un plato grande, espolvoreamos el huevo, y los trozos de jamón, y ya tenemos nuestro súper plato. ¿Os gusta? ¡Hasta mañana fogoneros!.


miércoles, 7 de marzo de 2012

Panecitos de paté con manzana caramelizada

Hola fogoneros,

Hoy os traigo un entrante facilón total, lo hizo el otro día mi suegro, que es un cocinero excelente, y está exquisito, y es muy original. Os cuento.

Ingredientes
- 1 bloque de paté.
- 1 manzana.
- Aceite.
- Un poco de azúcar.
- Panecitos.

Preparación
Cortamos la manzana en láminas finas, y en una sartén echamos un poco de aceite y azúcar, pasamos las láminas de manzana por aquí. Cortamos el paté, y en un panecito, ya sea de estos tipo crackers o pan normal tostado, o de esos que vienen con pasas, en fin, como queráis, ponéis la manzana, y encima una lámina de paté, así hasta terminar los ingredientes, y mirad que cosa más rica queda, un aperitivo estupendo y sorprendente. ¡Hasta mañana fogoneros!.


lunes, 5 de marzo de 2012

Musaka light version

Hola fogoneros,

Hoy os traigo un recetón en versión light que os va a encantar, porque la musaka o pastel de berenjena, como prefiráis, lo que se dice ligero, ligero no es, vamos, que engorda una barbaridad entre la bechamel, el queso, las berenjenas fritas, y es una pena, porque mira que está bueno, así que os dejo esta versión que no engorda tanto y que además está muy bien, porque la puedes hacer un domingo, y ya tienes cena para toda la semana. Y los griegos que me perdonen, ¡por favor!.

Ingredientes
- 700 gramos de carne de ternera picada. Normalmente la musaka se hace con carne de cordero, que engorda mucho más, pero vamos, me da a mí que en España nadie la hace con cordero...
- 1 lata pequeña de tomate triturado.
- 1 par de berenjenas hermosas.
- 1 par de cebollas.
- 1/4 de bechamel: leche desnatada, harina integra, sal, pimienta, nuez moscada y aceite.
- Aceite, sal y pimienta.
- Queso para gratinar.

Preparación
Primero ponemos un poquito de aceite en una sartén (muy poquito que se supone que es una receta light) y hacemos la carne picada, salpimentamos y reservamos. 


Por otro lado, hacemos la berenjena. Yo la hice al vapor para que fuera más light todavía. Si no tenéis vaporera, ponéis a hervir agua y las dejáis un poquito, que queden enteras, que luego las vamos a cortar y si las dejáis hervir mucho vais a tener puré de berenjenas, y esa receta no la tengo. Reserváis y dejáis que se enfríen. Hacemos exactamente lo mismo con las cebollas: las pelamos y las ponemos enteras al fuego, que también queden más o menos duritas.


Por otro lado, vamos a hacer la salsa de tomate: un poquito de aceite, volcamos el tomate triturado, salpimentamos y dejamos que haga chof-chof, destapamos y dejamos a fuego medio fuerte, y cuando esté más o menos espesita la apartamos del fuego y reservamos.


Volvemos a las verduras, que ya estarán frías (esto es importante, que te quemas). Las cortamos en rodajas, como viene en la foto, por eso es fundamental que las cuezas sin pasarte, porque de lo contrario se te van a deshacer.


Por último, procedemos a hacer la bechamel. Para que la receta sea más light yo la he hecho con leche desnatada y harina integral, vamos, que aquí hemos rizado el rizo: un poquito de aceite, echamos la harina, la removemos, incorporamos la leche y a mover hasta que tengamos la bechamel, poquito de sal, pimienta y nuez moscada, y ya está.
 

Y ahora que lo tenemos todo, vamos a montar la musaka: cogemos una bandeja de horno, y empezamos poniendo una capa de carne, otra de tomate, otra de berenjena, otra de bechamel, otra de cebolla, y así hasta terminar todos los ingredientes.


La última capa tiene que ser de bechamel, y encima la cubrimos de queso para gratinar. La dejamos gratinando a 200ºC hasta que quede doradita, más o menos así. ¿Habéis visto que pinta? ¡Hasta mañana fogoneros!.