Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Arroz a banda facilón, paso a paso

Hola fogoneros,

Hoy traigo una receta sencillamente espectacular. Lo que son las cosas de la vida, que una simple raspa de pescado te lleve a aprender algo tan simple y tan grande como un arroz a banda me parece maravilloso. Tenía en mi casa un montón de cabezas de pescado congeladas, me harté de no poder encontrar nada en el congelador con tanta raspa, que no sé por qué las tenemos ahí, parece que vamos a hacer sopa de pescado para toda Sevilla, bueno el caso, que yo sabía que la receta era básicamente un arroz a base de caldo de pescado, que perfectamente podía hacer con mis raspas, que como podéis ver en la foto, eran bastantes. Luego me puse a investigar, y así es, esto es un arroz barato que hacían los pescadores valencianos, y le echaban alioli para que tuviera más calorías. A mí más calorías no me hacen falta, pero aún así, también le puse alioli... Y mirad qué cosa más rica quedó. Esta receta va por Mario, que dice que últimamente no me lo curro nada, para que veas que no es así...

Ingredientes
- En teoría, es un kilo de pescado variado (pescado de roca en general y cabezas de pescado). Yo ya os digo que le eché varias cabezas y raspas que el pescadero me ha dado al limpiar el pescado.
- 1 hoja de laurel.
- Una cebolla.
- Unas hebras de azafrán.
- Una cucharada de pimentón.
- 1 diente de ajo.
- 1 tomate maduro.
- Medio kilo de arroz (que sea redondo)
- Aceite de oliva y sal.


Preparación

Lo primero, vamos a hacer el caldo con el pescado: ponemos el pescado, las cabezas y las raspas con el laurel, la cebolla y un poco de sal, y cubrimos con agua en una olla grandecita. Lo dejamos que rompa a hervir, y una vez que rompa lo tenemos 20 minutos a fuego medio alto.



Colamos el caldo, que se quede así de finito y bonito, que no quede espinas. 


¿Habéis visto? Una finura de caldo, fino, fino, filipino (lo sé, esto no era necesario...)


Y ahora, en una sartén pequeña, con un poquito de aceite doramos el ajito, y le echamos las hebras de azafrán. Salteamos y echamos del súper caldo un cacito a la sartén, lo removemos y reservamos.



En la sartén donde vayamos a hacer el arroz, se pone un poco de aceite, y le añadimos el tomate que previamente habremos rallado, que se quede el juguillo, le damos unos meneos, y le echamos lo de antes, el ajito con el azafrán y el cacito de caldo, y le metemos otro meneo (qué importante es el meneo y menearse hoy en día...).


Dejamos cocer unos minutitos, menos de cinco, que se mezcle bien.


Y ahora empezamos con el momento mágico, volcamos el arroz y lo ligamos bien con el sofrito.


Echamos el caldo, nuestro súper caldo de pescado, que esté caliente. Y lo dejamos 5 minutos a fuego fuerte y luego otros 15 a fuego lento.


Comprobamos el punto de sal. Aquí no se ve, realmente la foto es prácticamente igual que la anterior, pero la diferencia es que en esta tiene la sal, y como no os lo puedo demostrar, os tendréis que fiar de mí.


Finalmente, cuando se haya chupado todo el caldo, y quede más o menos seco, lo dejamos reposar unos cinco minutos.


Y servimos, con su alioli, y a ser posible con una copita de vino, que es lo suyo. Pues nada, a disfrutarlo, tiene buena pinta, ¿eh?. ¡Hasta la próxima fogoneros!


lunes, 27 de agosto de 2012

Bastones de calabacín de nuestro huerto ecológico

Hola fogoneros,

No sé si os he contando que nos hemos hecho de un huerto ecológico, y la verdad es que es genial. Nos apuntamos a una asociación de huertos ecológicos allá por marzo, donde tenemos derecho a una parcela de unos cincuenta metros, y creedme cuando os digo que cincuenta metros dan para mucho. El caso es que la asociación ha tenido mucho éxito, y ya no quedan parcelas, porque lo cierto es que todo este mundillo es trending topic... Así que si tenéis oportunidad, os lo recomiendo, es un maravilloso hobby, desconectas bastante, estás en contacto con la naturaleza, te rodeas de gente "sanota" porque el ambiente es buenísimo, y hay verdadera hermandad, nuestros vecinos de huerto siempre nos dan algo de lo que a nosotros no nos sale, y viceversa, y la verdad, hace mucha ilusión comerse lo que uno planta, y saber que es totalmente ecológico y que no lleva ni rastro de productos químicos, es una tranquilidad. 

Os dejo una receta facilona que hicimos con los calabacines, que quedó buenísimo.

Ingredientes
- 1 calabacín.
- Harina de freír.
- Aceite de oliva.
- Sal

Preparación
Recoger el calabacín del huerto, pero si no tenéis, nos saltamos esta parte y lo compramos en la frutería...

Se pela el calabacín, y se corta en tiras de un cm de grosor, y de unos siete centímetros de largo. Se enharinan y se fríen en abundante aceite caliente, se escurren, se ponen en papel absorbente para liberarlos de la grasa en exceso, y por último se echa un poquito de sal por encima, y mira qué rico y qué fácil. ¡Hasta mañana fogoneros!.




jueves, 23 de agosto de 2012

Gastronomía asturiana

Hola fogoneros,

Estas vacaciones, como os comenté, he estado en Asturias, y la verdad, todo lo que os cuente es poco. Como os podéis imaginar se come estupendamente, y absolutamente de todo, no sólo la fabada, que también... Pero lo bueno de Asturias es que como tiene costa, montaña y todo como a cinco minutos, la oferta gastronómica es de lo más variada.

Tiene muy buena huerta, donde lógicamente destacan las fabes, alubias grandes y blancas, esenciales en la gastronomía asturiana, y protagonista del plato por excelencia de los fogones astures, la fabada:



Otros platos típicos y sorprendentes son los tortos de maíz, los cuales desconocía. Son tortas de maíz que acompañan muchos platos y rellenos, y están buenísimos. Hace tiempo era propio de las aldeas, pero afortunadamente ahora se pueden ver en la carta de bares y restaurantes. En la foto tenemos un torto relleno de revuelto con cebolla caramelizada y queso. Abajo el torto tal cual.




En la cocina asturiana también destacan sus carnes, un plato típico es el cachopo, que básicamente son dos filetes de ternera que guardan dentro un relleno de jamón, queso y espárragos (algunos ponen espárragos y otros no, también pimiento asado) todo rebozado y acompañado por un millón de patatas fritas. Esto está exquisito, nada que ver con el San Jacobo rancio de jamón york y tranchete. Está realmente bueno como lo hacen allí, y el tamaño es XXL, vamos, que con un cachopo comen dos. Abajo, más carne roja guisada.




Siguiendo con las carnes, los embutidos tienen también un papel fundamental, no nos podemos ir de Asturias sin probar unos chorizos a la sidra, que están verdaderamente deliciosos.




Cambiando de tercio, en Asturias podemos encontrar estupendos pescados y mariscos, de los que se hacen platos tan característicos como las fabes con almejas, que es un plato exquisito y muy recomendable:




Pero sin duda, una cosa que me sorprendió y me encantó, y es algo muy típico de allí son los oricios (erizos de mar) a los que le sacan muchísimo partido. Aquí os dejo paté de oricio, que merece mucho la pena, y un salteado de champiñones en salsa de oricio que no se lo salta nadie (podía haber evitado el chiste fácil, pero para qué...).






Y no nos dejemos atrás el bonito, la merluza o la lubina, que la costa asturiana da tan buen pescado como este:

Lubina al horno:

Merluza en salsa marinera


Bonito:


Otro apartado son los quesos, protagonistas auténticos en la gastronomía asturiana. Cierto es que destaca el cabrales por encima de todos, pero os aseguro que hay una variedad muchísimo más extensa de la que podía imaginar, tanto es así, que al parecer podemos encontrar la mayor variedad de quesos de Europa. No os voy a enumerar aquí todos los que probé, pero como os podéis imaginar, fueron unos cuantos, y la verdad es que el cabrales es uno de los que más me gustan, pero hay otro que me encanta que es Afuega´l Pitu, y si tenéis oportunidad de localizarlo en alguna charcutería o tienda gourmet, no lo dudéis y compradlo, ya veréis que os va a encantar. Os paso un enlace de este queso, que aquí no tengo foto, por si queréis saber más http://www.doafuegalpitu.com/

Cabrales con nueces y membrillo


Y algo, que por supuesto no nos debemos dejar, es sin duda la sidra, que como sabréis, y si no lo sabéis os lo cuento, se obtiene a partir del mosto de manzana prensada en el llagar y fermentada en toneles de castaño. El  nivel de alcohol oscila entre los 4 y 6 grados, y además de su glorioso sabor, destaca la manera en que es servida, ya que la sidra no se echa directamente al vaso, se escancia, es decir, la botella se tira desde cierta distancia cayendo al vaso, así hacemos que "rompa la sidra", se oxigene, y al mezclarse con el carbónico de la sidra, obtenemos una bebida con gas. Normalmente el escanciador te pone un culín, como dos dedos, en un vaso que suele ser ancho y fino, y tú te lo bebes del tirón. Al menos así nos lo han enseñado allá donde fuimos. Se toma muy fresca, y si se acompañan con estas croquetas caseras de morcilla, está aún mejor si cabe:



Y por último, después de todo este paseo que nos hemos dado por Asturias a base de carnes, mariscos, pescados, quesos, fabada y sidra, no nos podemos ir sin probar su espectacular repostería. Innumerable es la cantidad de platos dulces típicos con la que cuentan: arroz con leche quemado con plancha, frixuelos, casadiellas, borrachinos, panchón, carbayones, etc, etc, no os lo puedo poner todo que no acabo. Os dejo una muestra.

Frixuelos rellenos de compota de manzana


Arroz con leche


Y hasta aquí esto es todo, espero que os haya gustado este pedacito de Asturias que os he traído, no dejéis de ir, porque además podéis visitar y disfrutar de todo en pocos kilómetros, de playas, montañas, ciudad, en fin, lo que os apetezca. No obstante, si os habéis quedado con ganas de más, tengo un par de post más en la retaguardia porque Asturias, como os habréis dado cuenta, da mucho de sí. ¡Hasta mañana fogoneros!.

lunes, 20 de agosto de 2012

Gazpacho de remolacha

Hola fogoneros,

Volvemos a la carga, y como siempre, vengo con energías renovadas y con muchas cosas en mente. En este tiempo en que no he escrito nada, le he dado muchas vueltas al blog, y lo cierto es que siempre se me vienen ideas nuevas, pero me da que no me quedan días para abrir más secciones... así que he decidido dejar de unir las secciones a los días, porque bastantes corsés y ajustes tenemos ya, como para encima ponernos nosotros más, así que a partir de ahora, el blog se va a volver más espontáneo, lo cual no significa que desaparezcan los post dedicados a los dulces, o la "comilona facilona", pero llegarán cuando el cuerpo lo pida. 

Por otra parte, hay muchas cosas que me gustaría compartir con vosotros, pero no lo hago porque ya hay otras secciones que me impiden hacerlo, por eso también quiero moverlas, por ejemplo, este verano he estado de vacaciones en Asturias, y me gustaría dedicar un post a la gastronomía asturiana; otra cosa son rutas que hago con mis amigos con niños, me gustaría poneros planes en familia; productos culinarios que me van bien; mis trucos a la hora de hacer la compra; qué supermercados son mejor para una cosa y para otra; visitas que hago, por ejemplo el otro día estuve en el museo del jamón de Aracena y me gustaría contaros mi experiencia allí, y bueno, paro ya. En definitiva, contaros un poco mi visión sobre la gastronomía en general y el mundo culinario, sin dejar de lado nuestras recetas facilonas, que son el alma del blog. Espero que os guste este pequeño giro, creo que va a hacer que el blog sea más dinámico y que aporte muchas más cositas interesantes, o al menos eso voy a intentar!.

Y hoy vamos a la receta, y ya mañana nos meteremos en lo que he hecho y comido estas vacaciones, que creo que os va a gustar. Arrancamos con un gazpacho de remolacha, que está genial, súper ligero, rápido de hacer, y con un montón de propiedades, es muy diurético, refrescante, y está riquísimo que es lo que cuenta.

Ingredientes
- 3 ó 4 remolachas ya cocidas, se compran en bolsitas envasadas. Las podéis encontrar en cualquier frutería.
- Un cuarto de cebolla.
- 1 pimiento verde pequeño.
- Un trozo de pepino.
- Aceite, sal y vinagre.

Preparación.
En la batidora, o vaso americano, metéis todos los ingredientes previamente cortados, le echáis un chorreón bueno de aceite virgen extra, y un poquito de vinagre. Yo uso vinagre de Jerez, y le pongo un par de taponcitos porque es muy fuerte, pero al gusto. Por último un poquito de sal. Se bate todo muy bien, que no queden grumos, poned un poco de agua si quedara excesivamente espeso, y rectificad de sal o vinagre. Metedlo un par de horas en la nevera, que tiene que quedar muy fresco. Por otra parte, hay gente que le echa tomate, yo directamente lo sustituyo y no le echo pan, porque la remolacha lo espesa bastante, vosotros mismos. Aquí os lo dejo, no tiene mala pinta, ¿eh?. ¡Hasta mañana fogoneros!.



viernes, 6 de julio de 2012

Cena en la terraza del hotel EME

Hola fogoneros,

Después de muchos viernes sin actualizar el blog dedicado a la parte de salidas gastronómicas, hoy por fin os traigo algo que realmente merece la pena. El otro día, después de muchos meses, mis amigas y yo hicimos una salida de chicas. Imaginaos, diez mujeres, que entre las diez tenemos doce niños, y suma y sigue, que todavía quedan tres sin, y otras tres que tenemos uno, así que fácil llegaremos a los veinte, segunda generación de amigos, pedazo de grupo. ¿Y por qué os cuento esto? Porque si como en mi caso, sois madres agobiadas y maltratadas por esta nuestra sociedad española, que hace no difícil sino imposible, conciliar vida familiar y laboral, de tal manera que los domingos por la noche sientes el peso del mundo en tus hombros, hacerte una escapada de este tipo, no será la solución, pero al menos tendrás algunas horas en las que te quitarás diez años de encima, y te dejarás llevar por la espectacularidad y experiencia única que ofrece este hotel. Una advertencia: mucho cuidado con la compañía que elegimos, siempre hay alguna aguafiestas que no sabe desconectar y te dará la brasa con la prima de riesgo, el trabajo, niños, suegros y maridos, ese momento es para nosotras, no dejéis que nadie os lo amargue, cuanto más frívolo el tema de conversación, mejor, que ya el resto de la semana se encargan las noticias de deprimirnos...

Empezamos la experiencia EME. Primero quedamos en la cafetería del hotel. Hay dos, una que queda a la entrada que da a la catedral, y otra que da a la calle Argote de Molina. Nosotras concretamente quedamos en la que da frente a la catedral, pero personalmente, está mucho mejor la otra. Seguimos. Nos reunimos allí, y teníamos contratados un masaje anti-estrés para cada una, así que mientras unas se quedaban tomando mojitos y daiquiris, que los hacen buenísimos, otras iban pasando al masaje. El masaje dura unos cuarenta minutos, y la relación calidad-precio no está mal, aunque he de decir, que soy mucho de masajes, y me los han dado mejores, pero bueno, no vamos a ponerle pegas, lo que se dice correcto. 

Después de unas risas en la cafetería, comentando lo bien que se queda uno después de un masaje y un copazo, subimos a la terraza, que es sencillamente espectacular. La decoración del hotel EME es sublime, y cuando uno llega y ve la Giralda y la catedral como si pudiera tocarla con la mano, tienes la sensación de estar en otra Sevilla. Después nos acompañaron a nuestra mesa, el personal muy amable, y allí disfrutamos además de las vistas, de un menú degustación estupendo firmado por Martín Berasategui. 

Empezamos por un aperitivo a base de chupito de gazpacho:


Brindis de gazpacho, ¿quién iba a decir que el gazpacho podría tener más glamour que el Möet Chandon?


Después nos dieron a elegir entre cuatro primeros y cuatro segundos. Os pongo las opciones que escogimos. Ensalada con queso de cabra: seguramente el nombre del plato sería mucho más largo y rimbombante pero ahora mismo no lo recuerdo, os hacéis una idea, ¿no?.


Esto es lo que me pedí yo, que estaba buenísimo, unos canutillos a base de tortillas de maíz rellenos de verduritas y langostinos, con una salsita de guacamole. Insisto en que el nombre no es ese, pero vamos, la pinta lo dice todo.



Aquí mi amiga se pidió una ensalada de tomatitos cherry con mozzarella, y en este caso tiene que ser el nombre correcto porque yo no veo más...


Mientras tanto, la noche caía y la catedral se iluminaba. Os podéis imaginar la experiencia comiendo, bebiendo y charlando con vuestras amigas de toda la vida, y un DJ pinchando la mejor música que pudiera acompañar el momento, como si telepáticamente supiera la música que queríamos escuchar. 



Y llegaron los segundos. Algunas pidieron chuletón de buey, como el que podéis ver en la foto, sencillamente espectacular.


Yo preferí pescado, esta es la corvina que me trajeron, que igualmente estaba impresionante.


De postre más vistas, y algo dulce, exquisito, pero me dejé llevar por los sentidos y olvidé el nombre. A medida que pasaban las horas, el DJ pasó a pinchar algo que acompañar con un buen gin tonic, mientras dos go-gós se animaban a bailar amenizando el tiempo de las copas. 

El menú creo recordar que costó cincuenta euros sin bebida. Evidentemente la cosa no está para muchos dispendios, pero si queréis celebrar algo especial, o en vuestro caso os lo podéis permitir, creo que esta es una buena opción para ir con amigas, con amigos, perfecto para una salida romántica, y mira, teniendo como acompañante las vistas que podéis ver abajo, tampoco sería descabellado ir solo...

Además de la terraza para cenar, también tienen un par de terrazas, quizás tres, para tomar copas, con lo cual, si tenéis curiosidad, es otra opción, buena música y buen ambiente. La copa sale por unos doce-trece euros, yo que estoy en un momento de mi vida que ya solo me tomo una (y si me la tomo...) no me duele  gastármelo, claro que si sois de quemar la noche, y os bebéis hasta el agua de los floreros, quizás es mejor terminar en otra parte... En cualquier caso, si podéis id, porque como ya he reiterado, merece la pena. 

Por último, dar las gracias a mis amigas por una noche mágica, sois maravillosas, gracias por estar ahí, y por recordar por unas horas que fuimos jóvenes una vez, pero tampoco olvidéis, que aunque ahora estemos en modo "teta-biberón-pañal" y algunas nos tengamos que teñir el pelo para cubrir canas, somos todavía muy jóvenes y nos queda mucho por vivir. ¡Hasta el lunes fogoneros!






jueves, 5 de julio de 2012

Batido de plátano facilón al toque de canela

Hola fogoneros,

Hoy en nuestros jueves dulces una receta facilona total, muy rápida y genial como merienda, es una cosa dulce pero sana y seguro que os gusta a todos, tanto a chicos como a grandes.

Ingredientes (para dos batidos)
- 2 plátanos.
- 1 vaso de leche.
- Un poco de hielo.
- 2 cucharadas de azúcar.
- Un poco de canela.

Preparación
Tan fácil como meter todos los ingredientes menos la canela en el vaso americano o en la batidora. Batimos bien, servimos en un par de vasos, y le ponemos encima un poquito de canela. Servimos con unas galletas, y mirad qué merienda más rica. ¡Hasta mañana fogoneros!.


miércoles, 4 de julio de 2012

Comilona facilona con tarta tatín de habas y jamón

Hola fogoneros,

Hace un par de semanas pusimos en el recetón de la semana una tarta tatín de habas y jamón, que no se la saltaba nadie. Pues bien, hoy os traigo esa comilona a la que pertenecía dicha tarta tatín, algo informal, sin complicación, que creo que os va a gustar.

Menú
Bebidas: lo suyo es cerveza, que va muy bien con este menú.
Ensalada de espinacas
Ensaladilla
Tarta tatín de habas y jamón
Capuccino con pastelitos variados

Preparación
Hacemos la ensaladilla el día anterior para que esté fresquita, y así ya la tenemos preparada. La tarta tatín se hace una hora antes de que vengan los invitados, y mientras la tenemos en el horno, hacemos la ensalada de espinacas. Os dejo los enlaces de la tarta tatín y de la ensaladilla.



- Ensaladilla: http://fongonesfacilones.blogspot.com.es/2011/10/ensaladilla-casera.html



- Tarta tatín: http://fongonesfacilones.blogspot.com.es/search?q=habas



Ensalada de espinacas: necesitaremos unas hojas de espinacas frescas, la hay en bolsa, unos tomates cherry, queso feta, y frutos secos. Los mezclamos todo, aliñamos al gusto, y mira qué ensalada más rica.


Rematamos con un café con espumita, tipo capuccino, y unos chocolates o pastelitos. Y tenemos una comilona facilona total, para unas cuatro personas está bastante bien. Nosotros como somos tan comilones, éramos tres... ¡Hasta mañana fogoneros!



martes, 3 de julio de 2012

Endibias rellenas de salmón con manzana y vinagreta de mostaza antigua

Hola fogoneros
Hoy en el recetón de la semana un platazo de eso que hacen historias, de esos que vas al restaurante y te cobran veinte euros, y en casa te sale por nada y menos. Yo la he puesto en alguna que otra cena con invitados, y la gente flipa, también para cenar contigo mismo, en definitiva, una receta espectacular que se merece estar en el recetón de la semana.

Ingredientes
- 1 paquete de salmón 100 gramos.
- 3 endibias.
- 1 manzana.
- 2 huevos duros.
- Un poco de cebolleta picada.
- Aceite, vinagre, sal y mostaza.

Preparación

Colacamos las hojas de endibias de forma bonita en un plato, y las reservamos. Hacemos el relleno en un bol grande con la manzana cortada en trozos pequeños, la cebolleta, el salmón picadito, y los huevos duros picados.

Por otro lado, hacemos la vinagreta mezclando un buen chorreón de aceite, un poco de vinagre, sal y mostaza, la mostaza que sea antigua. La vinagreta yo la hago al gusto, vais probando, yo a veces pongo más mostaza, otras veces menos, según me dé.

Volcamos la vinagreta en el relleno, mezclamos bien, y rellenamos las endibias, y mirad qué pintaza tiene, ¡hasta mañana fogoneros!.



lunes, 2 de julio de 2012

Tortilla de verduritas y queso fundido

Hola fogoneros,

Os traigo una cosita para por la noche, ligerita, así de cena, pero muy rica, muy de lunes que no tienes ganas de complicarte ni de hincharte. Vamos al grano, que es tarde.

Ingredientes
- Medio tomate.
- Un poquito de pimiento verde y rojo cortados a cuadraditos.
- Medio champiñón.
- Un poquito de cebolla.
- 2 huevos.
- Queso rallado para fundir.
- Aceite y sal.

Preparación
Cortamos todas las verduritas en trozos pequeñitos. Batimos los huevos, le ponemos sal, y los echamos a una sartén.


Cuando la tortilla ya esté hecha por abajo, le ponemos las verduritas encima, le echamos el queso rallado, y doblamos la tortilla, de modo que las verduras y el queso se queden dentro. Le damos un par de vueltas para que el queso se funda y servimos. La tortilla debe quedar con la verdura crujiente y el queso fundido. Está buenísimo. ¡Hasta mañana fogoneros!