Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Ensalada de granadas, camembert y aguacate con vinagreta de mostaza y cebolla caramelizada

Hola fogoneros,

Hoy hace un año que empezamos en esta aventura gastronómica 2.0 llamada "Fogones facilones", así que estamos de aniversario, y me gustaría felicitaros a vosotros, que formáis parte de esta comunidad fogonera, y que como siempre digo, sois los que hacéis que este proyecto siga adelante. Así que muchas gracias por el seguimiento, tanto del blog, como nuestra página de facebook www.facebook.com/fogonesfacilones y nuestra cuenta de twitter @fogonfacilon.

Durante este año hemos publicado más de doscientas entradas, de las cuales más de treinta han  sido dedicadas a nuestros jueves dulces, y más de venticinco a nuestras rutas gastronómicas de los viernes. Carnes, pescados, verduras, pastas y todos los platos más facilones han llenado nuestro blog durante un año, y esperamos que este que entra, se llene igualmente de recetas fáciles y ricas, y muchas rutas gastronómicas interesantes y asequibles.

Y bueno, felicitaciones a parte, vamos a lo nuestro. Hoy la receta es una ensalada, como acostumbramos los lunes, un poquito más especial que de costumbre, muy facilona, y que puede servir de entrante o acompañamiento para las súper cenas y súper comilonas de estos días de Navidad, y si no os convence para esto, pues os hacéis para vosotros que está muy buena.

Ingredientes
- Diferentes tipos de lechugas. Hay un preparado de lechugas "gourmet", no recuerdo la marca, pero vamos, que es de esa de bolsa y que se compra en todos lados, pues os compráis una bolsita de esas, y ya está.
- 1 trozo de queso camembert.
- 1 tomate.
- Media granada.
- Medio aguacate.
- 1 cebolla.
- Aceite.
- Para la vinagreta: aceite, sal, vinagre y una cucharadita de mostaza.

Preparación
En primer lugar, hacemos la vinagreta y así nos la quitamos de en medio, esto es tan fácil como poner en un cacito o plato hondo cuatro cucharadas de aceite, una de vinagre, un poquito de sal, y una cucharadita de mostaza, que sea más o menos buenecita, de estos botecitos de mostaza antigua o de Dijon, a evitar las que se echan en las papas fritas del cutre-bote amarillo, aunque bueno, vosotros mismos... y apartamos.

Por otro lado, cortamos la cebolla en juliana, así como en tiritas finas, y en una sartén la sofreímos a fuego lento hasta que se ponga doradita, que no quemada. Aquí el truco es tener paciencia, remover de vez en cuando, hasta que quede doradito, y no hay que echar ni sal, ni azúcar. Seguimos.

Lavamos las lechugas, lo mejor es lo de la bolsa, que vienen sus hojas de roble y demás lechugas "especiales" y la ponemos en un bol. Pelamos el tomate (que queda mucho mejor que sin pelar, le da un toque que ya veréis) y lo cortamos en cuadraditos. Hacemos lo mismo con el aguacate, y por último cortamos en dados el camembert, y lo incorporamos todo en el bol. Echamos la cebolla caramelizada y ahora entraría la granada en acción, que le da un puntito diferente y aporta bastante. Desgranáis la granada, y decoramos con las semillas, espolvoreando la ensalada con las mismas, que le da mucho color y os va a quedar muy bonita. Finalmente incorporamos la vinagreta cubriendo la ensalada, y esto como os podéis imaginar está buenísimo. ¡Hasta mañana fogoneros!. 




No hay comentarios: