Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

jueves, 27 de octubre de 2011

Hojaldre de frutas en almíbar

Hola fogoneros,

La receta dulzona-facilona de hoy, dentro de lo que cabe, es relativamente sana, lleva la fruta que le queráis echar, y con el hojaldre va muy bien. Hoy lo haremos paso a paso, para que ninguno os despistéis.

Ingredientes
- Fruta: la que veáis, yo le eché varias fresas, una naranja, una pera y un plátano.
- Una lámina de hojaldre, de las congeladas.
- Azúcar.

Preparación
Fácil, fácil, vamos explicándolo fotico a fotico. Primero: troceamos las frutas y las lavamos, ya está:


Segundo, hacemos una especie de caramelo, básicamente ponemos agua a hervir y le echamos bastante azúcar, como cuatro cucharadas grandes o así:


Cuando rompa a hervir echamos la fruta y la dejamos a fuego lento, que suelten sus jugos unos quince minutos (qué chula la foto, con toda la fruta flotando, ¿verdad?):


Escurrimos la fruta, y la colocamos en el molde que vayamos a usar. En este caso yo usé uno rectangular:


Seguidamente lo "tapamos" con la masa de hojaldre, previamente descongelada. Yo aquí la corté según la medida del molde, y con los restos hice otras cositas que ya os he puesto por aquí:


Lo metemos en el horno según las indicaciones de la masa de hojaldre, normalmente suele ser unos quince minutos a 200º, pero echadle un vistazo a la caja por si las moscas:


Volcamos el molde, y se os tiene que quedar el hojaldre por abajo (obvio) y la fruta por arriba. La foto está regulera, pero os aseguro que estaba formidable. ¡Hasta mañana fogoneros!


miércoles, 26 de octubre de 2011

Aires de Italia: Lasaña de Berenjenas

Hola fogoneros,

Esta receta es más que internacional, porque me la ha enviado mi amiga Sarah, que es de Dinamarca, que a su vez se la dio un amigo de Italia, así que ya os podéis imaginar. Sarah, te lo agradezco enormemente, porque hoy me he levantado floja y no tenía muchas ganas de cocinar.

Hay que decir, que aunque no haya cocinado, he tenido la suerte de probar esta estupenda lasaña de berenjenas, hecha por Sarah, y que estaba buenísima, a ver si os vais a pensar que yo pongo aquí lo primero que pillo, nada de eso, todo pasa por mi control de calidad, personal e intrasferible, porque yo, amigos, soy asi de sacrificada.

Ingredientes:

- 1 diente de ajo
- 1 cebolla pequeña
- 2 latas de tomate triturado
- 1 hoja de laurel
- 1 pimiento verde
- 2 cucharas soperas de tomate concentrado
- 1 cucharita de café de azúcar
- 1 chorreoncito de vino tinto
- Sal
- Pimienta
- 2 berenjenas
- Medio queso parmesano rallado (los que son triángulos)
- Pan rallado
- Aceite de oliva

Primero vamos a hacer una salsa de tomate, tomar nota: Picar y sofreír el ajo, el pimiento y la cebolla. Añadir las dos cuadradas de tomate concentrado y remover. Añadir el tomate triturado, la hoja de laurel, sal, azúcar, pimienta y el vino. Dejar cocer durante media hora.

Por otra parte: Cortar las berenjenas en láminas finas de unos 2-3 milímetros a lo largo de la berenjena. Extenderlas en una bandeja de horno y echar sal encima – como una pizca de sal a cada lámina. Dejar durante 10 minutos y verás que habrán soltado parte de su jugo (eso es para que no chupen tanto aceite luego). Ahora, sécalas con papel de cocina y déjalas en la bandeja. Echa bastante aceite de oliva encima y hornear hasta que se pongan blanditas y tiernas.

Prueba la salsa de tomate a ver si le falta sal o pimienta, cuidado, no te vayas a quemar. Y ahora, a rallar el parmesano, no seas flojo, y no lo compres ya rallado que nos conocemos... Y ahora, cogemos una fuente alargada para horno, y empezamos a montar en capas:

1. Una capa fina de salsa de tomate.
2. Otra capa de berenjena en láminas.
3. Una capa fina de parmesano

Así hasta que acabemos con las berenjenas, y por útltimo, se echa un poco de pan rallado por encima y se mete en el horno durante unos 20 minutos a 190ºC. Y ya está, mira qué fácil y qué rico. Sarah sugiere que se sirva con un buen pan (preferiblemente ciabatta) y una ensalada, por ejemplo una de rúcola que le va muy bien, así que hacedle caso, que yo lo probé así y estaba realmente bueno. Os dejo la foto de rigor, y una vez más, muchas gracias Sarah, eres estupenda. ¡Hasta mañana fogoneros!






martes, 25 de octubre de 2011

Sopa de tomate con mejillones

Hola fogoneros,

Hoy la receta es súper especial, de esas que quedáis como reyes, una delicatessen en toda regla, orginal, fácilona por supuesto, y exquisita a más no poder, y como diría la fogonera Vanessa, totalmente apta para la operación "traje de flamenca", porque no engorda absoultamente nada. Además los mejillones son súper económicos, unos dos euros el kilo, no tienen grasa y tienen unas 67 calorías por 100 gramos, vamos, que te puedes poner hasta arriba de mejillones que no engordas. Esta sopita además entra estupendamente como cena única, o si tienes gente, queda muy bien porque da la sensación de que tiene un montón de curre, y para nada, un sofrito de tomate y cocer los mejillones, aunque mejor me callo y os lo explico entero...

Ingredientes
- 1 kg de mejillones
- Sal
- 3 tomates maduros
- 2 cebolletas
- 2 dientes de ajo
- Pimienta
- 1 vaso de vino blanco
- Perejil
- Aceite

Preparación
Primero vamos a poner los tomates en agua  hirviendo y los vamos a dejar entre 10 y 30 segundos. Esto se llama escaldar, ¿habéis visto cuántas cosas aprendemos?  y sirve, en este caso, para pelar más facilmente los tomates, ¿os imagináis qué viene ahora?. Exacto, pelar los tomates... también le vamos a quitar las pepitas, y los vamos a trocear, todo bien de momento, ¿no?. Ahora, vamos a hacer un sofrito con el ajo, las cebolletas y el tomate en una sartén con aceite, durante 10 minutos.

Ahora tocan los mejillones: en una olla donde quepan todos (dato importante) echamos los mejillones junto con el vaso de vino, lo ponemos a fuego fuertecito y dejamos que todos se abran. Apartamos los mejillones y le quitamos la carne, que no tiene misterio, pero ojo con quemaros. Y el caldito que ha quedado, se lo echamos al sofrito de tomate en la misma sartén (si veis que rebosa, no lo echéis entero...).

Por último, le echamos la carne de los mejillones al caldo con el tomate, y lo dejamos unos minutitos a fuego lento. Le echamos un poquito de sal y un poquito de pimienta, y el perejil picadito. Y esto amigos fogoneros está de toma pan y moja. ¡Hasta mañana!


lunes, 24 de octubre de 2011

A dieta: "Crema de zanahorias al Oporto" y "Ensalada de canónigos con manzanas y frutos secos"

Buenas, hoy tenemos dos recetas al precio de una, fáciles, ricas y de dieta total. Todo por cortesía de Dani y Sarah, que el otro día nos invitaron a comer, y un poco más y volvemos rodando a casa, porque además de las dos recetas de hoy, también nos cebaron con una lasaña de berenjenas, que estaba buenísma, y un arroz con langostinos y rosada, que estaba aún mejor. Por supuesto saqué foto de todo, porque ahora me dedico a sacarle fotos a todas las comidas que veo, y si están tan buenas y tienen tan buena pinta como estas, ni lo pregunto. Además de sacarle las fotos, también les saqué las recetas, aquí os traigo las más ligeritas: de primero una cremita de zanahoria al Oporto, bueno, al Oporto, al Pedro Ximenez, al Málaga, vamos, vino dulce, o a las malas, al Don Simón, aunque este último no lo recomiendo... y de segundo la ensalada de canónigos con manzanas y frutos secos.

Vamos que nos vamos. Primero la cremita, y después la ensaladita.

Crema de Zanahorias al Oporto

Ingredientes
- 3 zanahorias grandes.
- 1 cebolla.
- Medio puerro.
- Sal y pimienta.
- 1 chorrito de vino de Oporto (o del que tengáis, vosotros mismos).
- 1 chalota (o "cebolla francesa" en Carrefour o a las malas cebolleta de toda la vida en su frutería).
- Medio litro de caldo de pollo (en su defecto medio litro de agua y Avecrem).
- 1 cucharada de azúcar (sí, estamos a dieta pero es sólo una).


Preparación
Antes de nada, quisiera decir que esta receta es de mi gran amigo Dani, la cual paso a transcribir tal cual, salvo algún comentario que otro para facilitaros la vida, aunque realmente es tan fácil que no los merece, pero por si las moscas.

"Pelar y trocear las zanahorias, la cebolla y el puerro... sofreír con un poco de aceite. A continuación se cubre con caldo Comentario fogones: para los cocineros experimentados, si podéis hacer el caldo de pollo, pues le echáis el caldo de pollo. Para los no experimentados, medio litro de agua y la pastilla de Avecrem: ponéis el agua a calentar y le echáis la pastilla hasta que se deshaga, y en cinco minutos lo tenéis. Para los flojos prácticos, compráis el caldo de pollo hecho. Se salpimenta, se cierra la olla y se cuece unos 8 minutos el tiempo dependerá del tipo de cocina que tengáis, con la de inducción se tarda menos, así que para que no haya líos, hasta que las verduras estén blanditas. Después se bate todo con la batidora, vaso americano, lo que tengáis, y lo reserváis.

La reducción como una salsita concentrada, ahora lo veréis en la foto (bueno, y lo que le da sentido a lo de "... al Oporto"): se pone en un cazo la chalota, cebolla, cebolleta... bien picadita con el oporto, y empieza a reducir, esto es que la cebolla se chupa el vino y ya no hay caldo, sino que se queda como la salsita concentrada que os he dicho... cuando la chalota esté blanda, se añade el azúcar y tras unos minutos a fuego suave, se espera a que caramelice que parezca caramelo de bote líquido. No te pases con el fuego que se te evapora todo el Oporto (Oporto, Solera 1847, un Málaga, ese tipo de vinos). Tienes que pasar el contenido del cazo a un recipiente más pequeñito, como el propio vaso que suele venir con la turmix, vamos, que una vez que la cebolla con el vino y el azúcar se quede espesito, lo pasáis a la batidora hasta que se quede fino, fino.

Emplatado: La crema hay que servirla bien caliente... decora con la reducción (yo ponía una cucharadita en el medio del vaso y con un palillo de dientes hacía los dibujitos)". Y así queda:

Por arriba:

De frente:

Individual:



¿Habéis visto qué bonito? La reducción o salsita espesa, o caramelo o como queráis llamarla, se pone a modo de decoración como él ha dicho, no tiene misterio, y os puedo asegurar que estaba realmente rica, buenísima, y ahora en invierno entra estupendamente y engorda muy poco.

Nota a Isabelita: Sustituye las zanahorias por la calabaza y te queda una crema de calabaza genial!

Y ahora vamos a por la ensalada de canónigos con manzanas y frutos secos, esta vez la receta es de Sarah, que le quedó realmente rica, como todo lo que ella hace.

Ingredientes
- Un puñado de canónigos en Mercadona venden unas bolsas estupendas por 1,50 Euros o algo así.
- Media manzana roja.
- Media manzana verde.
- Frutos secos: almendritas crudas, pistachos, dátiles picados y orejones de albaricoque todos del Mercadona o en cualquier super.
- Queso de cabra o de cualquier otro tipo.
- El zumo de un limón.
- Vinagre balsámico de Módena o del que tengáis.
- Aceite de sésamo de oliva si no tenéis, que no tendréis.
- Sal.

Elaboración:

Se pican todos los frutos secos, se ponen en un bol todos juntos con el zumo de limón. Aquí el truco está en que los frutos secos han de quedarse empapados en el zumo de limón, para que se infusionen los sabores que cojan el gustito del limón y de todos los ingredientes. Se cortan las manzanas con piel en medias lunas. Se corta el queso de cabra en dados pequeños. Se monta la ensalada colocando todos los ingredientes: primero los canónigos, después los frutos secos, después el queso, y por último se aliña con el vinagre, el aceite y la sal. Y mira qué rico:

Para todos:


Para mí:




Como os podéis imaginar, la ensalada estaba buenísima, yo me hubiera comido la ensaladera entera...
¿Qué? ¿Os ha gustado el menú de hoy? Sano, ligero, rico y fácil, ¿se puede pedir más? Yo creo que no. ¡Hasta mañana!.

viernes, 21 de octubre de 2011

Taberna Macuro: arte & gastronomía.

Hola fogoneros,

Estamos a viernes, y ya sabéis que yo los viernes me voy a la calle, así que hoy os recomiendo un sitio a tener en cuenta en vuestra agenda gastronómica.

Hace un par de meses, mi padre tuvo la osadía de invitarnos a comer en la Taberna Macuro, y digo la osadía, porque realmente en nuestro caso, trae más cuenta que nos paguen una letra de la hipoteca que invitarnos a comer. Afortunadamente, además de valiente es generoso, y nos pusimos hasta arriba.

Taberna Macuro

En mitad de Triana, rodeada de restaurantes tradicionales, sobresale la Taberna Macuro, cuya carta se aleja de las demás con aires internacionales, pues la cocina de José Ballester, no deja de crear platos originales, con ese toque exótico que nos trae a este lado del Guadalquivir de cualquier rinconcito del mundo.

Arcelia y José hacen un equipo maravilloso, pues si José se empeña en que le peguemos un bocado al mundo, Arcelia con su simpatía nos pone el mundo en bandeja. Y así fue, la noche acompañada de vino y risas, mejoró si cabía, a la par que llegaban los platos.

Empezamos con unas arepas y plátano frito, acompañada de una salsa mejorada (e inmejorable) de guacamole, a la que ellos llama guasacaca:


Y nos fuimos con la noche, saltando de continente en continente hasta llegar a este cous-cous, que hacía que todos los que había probado hasta la fecha se borraran de mi memoria:




Continuamos con un arroz meloso, infinitamente exquisito, que se derretía en el paladar:



Cuando parecía que debíamos rendirnos, se materializó un deseo en forma de tártar de salmón que escondía un toque de mango, tan delicado como sorprendente:


Y por si faltase algo, José reinventó la carne, y entonces supimos con certeza que dios existe y lleva perilla. 


No recuerdo exactamente qué comimos de postre, lo único que puedo decir es que no hay fotos porque mis acompañantes fueron más rápidos y hábiles que yo, que cuando me disponía a obtener un documento gráfico de aquello que parecía un sueño dulce, tres cucharillas de postre se batían en duelo por el último bocado que yo no probé.

En definitiva, si os apetece compartir una comida o cena diferente en un sitio agradable, rodeados de los cuadros de José Ballester, que además de cocinar, pinta, pues es un artista en toda regla, visitad la Taberna Macuro en la calle Rosario Vega (esquina Pagés del Corro) y si queréis rizar el rizo, después de los postres preguntad por su gin tonic "Macuro Citric"...



 
Y ahora vuestro momento, aquí os dejo una foto de flan de leche de nuestra fogonera María José, que la voy a nombrar "Fogonera Mayor" porque es una gran seguidora y siempre que puede me manda recetas y fotos. Muchas gracias María José. Atención al detalle del centro con pasas y frutas escarchada. Pues por mi parte, nada más que decir, os recuerdo que seguimos en facebook, donde ya tenemos url propia y os la dejo para que entréis y os hagáis fan dándole al "me gusta": http://www.facebook.com/fogonesfacilones, aquí además de recetas, tenéis rutas gastronómicas, propiedades de los alimentos, curiosidades, y hoy en concreto, os voy a subir un video muy divertido de un programa de cocina, que seguro os va a hacer reír. ¡Hasta el lunes fogoneros!.



jueves, 20 de octubre de 2011

Magdalenas de chocolate blanco

Hola fogoneros,

Os traigo una receta, que aunque pueda daros miedo por la espectacularidad del nombre, es realmente fácil. Os lo aconsejo, no os asustéis y echadle valor, y no me refiero al chocolate... Sed valientes y soprended con esta receta facilona. Inventaros una tarde de merendola, y obsequiar a vuestras víctimas con un café irlandés (por ejemplo...) y estas magdalenas de chocolate blanco para acompañar. Una buena conversación y musiquita de fondo, y tendremos la tarde perfecta...

Ingredientes (para unas seis magdalenas de 250 g)
- 375 g de harina de fuerza.
- 125 g de azúcar.
- 200 g de chocolate blanco troceado.
- 2 huevos.
- 375 ml de leche.
- 2 cucharaditas de ralladura de limón.
- 160 g de mantequilla derretida.
- 45 g de almendras partidas en láminas.

Preparación
Lo primero es precalentar el horno a 210°C. Y en un molde para magdalenas, yo el otro día compré uno en Makro súper apañado (ahora soy fan de Makro) pero para algo más asequible tienda de los chinos que te crió que hay de todo. Seguimos, untamos el molde con la mantequilla y a continuación tamizamos la harina. ¿Os acordáis que era tamizar?: básicamente colar la harina para que quede limpita. A la harina (limpia) le añadimos el azúcar y el chocolate, y con todo esto hacemos un hoyo en el centro.

Por cierto, la harina de fuerza sirve para que queden más esponjosas y la miga más tierna. Una vez más, esto lo compré en Makro. Si queréis saber más sobre la harina de fuerza y donde comprarla, os he colgado cierta info en la página de facebook: http://www.facebook.com/fogonesfacilones

Batimos los huevos, la leche y la ralladura de limón en un recipiente donde quepan todos (fundamental). Y vertemos la mezcla en el hoyo que hemos hecho antes con la harina, el azúcar y el chocolate. Añadimos la mantequilla, y movemos con un una cuchara de acero inoxidable hasta que hayan unido bien. No batas mucho, que se tiene que quedar grumosilla. Y ponte un delantal porque me da que te estás poniendo bonito...

Colocamos la mezcla en el molde para magdalenas con una cuchara, llenando las tres cuartas partes de la capacidad de cada uno de los moldes. Ponemos las láminas de almendras encima, presionando para que se queden incrustadas, no seas bruto, que se trata de que se vea, no de que se quede en el fondo...

Lo dejamos unos 25 minutos en el horno, a la misma temperatura. Si no te fías, mete un tenedor o un cuchillo pequeñito en una de las magdalenas y si sale limpio es que ya está. Dejamos las magdalenas en el molde 5 minutos más, hazme caso, que te veo la cara de ansiedad y te vas a quemar... Las desmoldamos y las dejamos que se enfríen. Y ya está, a comer o engullir, tú mismo. ¡Hasta mañana fogoneros!.





miércoles, 19 de octubre de 2011

Ensalada de pollo y fresas con vinagreta de mostaza

Hola fogoneros,

Os traigo un invento inventado, que os va a encantar. El otro día, que me dio por experimentar, y empecé con un poco de lechuga y tomate, y al final hice una mezcla que me quedó mucho mejor de lo que podía esperar, y como sabéis que sois mi debilidad, os lo traigo para que lo hagáis vosotros y disfrutéis del invento, que como ya sabréis es facilón, facilón.

Ingredientes
- Lechuga.
- Tomate.
- Un puñadito de fresas.
- Unos 100 gramos de pollo desmigado.
- Unos taquitos de queso tierno (o del que queráis).
- Pasas.
- Para la vinagreta: mostaza, aceite, vinagre y sal.

Preparación.

Le cortamos su lechuga y su tomate, hasta aquí, todo normal.




Hervimos el trozo de pollo, lo desmigamos (ponlo antes debajo del agua fría o déjalo que se enfríe que te quemas...). Yo lo corté con unas tijeras de cocina, no cojáis la de la costura, no os vayáis a encontrar un trozo de pollo con los hilos...


Lavamos un puñadito de fresas, y las cortamos en rodajas. Si no tienes, échale otra fruta, melocotón, manzana, tú mismo. Limón no.


Incorporamos el pollo, las fresas, y los taquitos de queso. Como podéis observar la foto se me ha puesto rebelde, pero la saco de todas maneras para que veáis como va quedando.


Llega la hora de hacer la vinagreta. Un vasito o un cuenco pequeño, como en la foto, echas a partes iguales aceite y vinagre, lo que normalmente le echas a la ensalada, un poquito de sal y una cucharada grande de mostaza, esto un poco al gusto. Ten cuidado, y esto no es broma, que a mí se me cayó medio bote de mostaza en la vinagreta... no te digo más. Se mueve todo bien y se vuelca sobre la ensaladera.



Por último, adornamos con unas pasas, que le da un puntito muy bueno con la mezcla de la mostaza. Bueno, pues esto está de muerte abuela, muy recomendable y como veis facilísmo como siempre. ¡Hasta mañana fogoneros!



martes, 18 de octubre de 2011

Lomos de merluza gratinados con guarnición de piquillo

Hola fogoneros,

Ayer me hizo una cosa mi marido impresionante, uy, creo que esto ha quedado un poco mal... El caso es que hizo unos lomos de merluza que estaban buenísimos, los gratinó con mayonesa y les puso una guarnición de pimientos del piquillo como de otro planeta. Además, es la típica receta que para aquellas personas que no le guste mucho el pescado va genial, y si tenéis niños y os cuesta que coman pescado, creo que esta receta os va a ayudar bastante, en vez de pimientos del piquillo, unas patatas como guarnición y dudo mucho que os digan que no.

Ingredientes
- 1 lomo de merluza por comensal de unos 150 gramos.
- Harina.
- Huevo.
- Sal.
- Aceite.
- Mayonesa: aceite de girasol, aceite de oliva, huevo y ajo.
- 1 lata de pimientos del piquillo.

Preparación
Bueno, esto no es fácil, es facilísimo, en tres paso tenemos la receta lista y vais a quedar como reyes porque el acabado es de restaurante de cinco tenedores. Lo primero es cocer los pimientos del piquillo en aceite. Echamos un buen chorreón de aceite en una sartén o en un cazo, que cubra más o menos los pimientos y lo tenemos una hora a fuego lento, ahí, que se cueza en el aceite, que esto luego está de toma pan y moja.

Le ponemos el punto de sal a los lomos y a continuación los vamos a rebozar. Primero los pasamos por harina, y después por huevo. Y se fríen tal cual en abundante aceite caliente. Cuando tengamos los lomos rebozados, los ponemos en un plato con un papel absorbente (en una servilleta de papel...) que chupe el aceitito que se le haya quedado.

Mientras, hacemos la mayonesa, ¿os acordáis?: Cogemos el vaso de la batidora, le ponemos el huevo, un chorreón grande de aceite de girasol, sal, y en esta ocasión, le vamos a poner un toque de aceite de oliva, y un diente de ajo picadito, se pone el brazo de la batidora en el fondo del vaso y se bate hasta que empiece a coger consistencia, en este punto movemos de arriba a abajo y de abajo a arriba, paramos cuando tenga pinta de mayonesa, a ver si os vais a estar tres horas y vais a quemar el motor de la batidora, y encima la culpa la voy a tener yo...

Ponemos una capita de mayonesa encima de los lomos de meluza, y los gratinamos en el microondas o en el horno, hasta que haga costra, que se quede doradito. Por otra parte, habremos retirado los pimientos del piquillo, los escurrimos y los vamos emplatando. Ponemos los filetes al lado de los pimientos, y no es por nada, pero mira qué cosa más bonita, más rica y más fácil. Roberto, va por ti, ¡que cumplas muchos más!. ¡Hasta mañana fogoneros!


lunes, 17 de octubre de 2011

Pimientos del piquillo rellenos con merluzas y gambas (light version)

Buenas, os traigo una receta que os va a encantar. Es una receta para que la hagáis el fin de semana, ya que es un poco más entretenida que el resto, pero merece la pena, está buenísima. La original la verdad es que engorda un poco... pero yo os traigo aquí las opciones para hacerla "light". La hice el otro día y me quedó para repetir tres o cuatro veces. Así que os animo a que probéis este fin de semana, que aunque sea versión light, la receta es de "luxe"!.

Ingredientes
- 1 lata de pimientos del piquillo (de esas que vienen para rellenar, como las de la foto).
Para el relleno:
- 1 puñado de gambas peladas, de estas congeladas, como las de ayer.
- 2 ó 3 filetes de pescado blanco. No os compliquéis, yo le eché congelado porque el fresco lo reservo para otras recetas.
- 1 cebolla.
- 1 cucharada de harina.
- 1 vaso de leche desnatada.
- Sal.
- Aceite.
Para la salsa
- Pimientos choriceros (hay foto, se compran en cualquier supermercado, no digo Mercadona que parece que me están pagando)
- 2 vasitos de leche desnatada (para los que no estáis a dieta: aquí lo suyo es con nata, un paquetito o así, y queda de muerte)
- Sal y pimienta.







Aquí os pongo detalle de los pimientos choriceros, para aquellos que no estáis muy familiarizados. Primero se cogen dos pimientos choriceros y se ponen en agua, y se dejan en remojo durante una hora. Los pimientos choriceros se suelen usar para las salsas, le da un saborcito impresionante, y para eso lo vamos a usar hoy. Verás que bueno te queda.

Después pasamos a hervir el pescado, en caso de que sea congelado, si lo habéis dejado descongelar o es fresco no haría falta. La cosa aquí es desmenuzarlo con la cuchara, como se ve en la foto. Se escurre y se reserva.





Después ponemos la cebolla a pochar, y no pongo foto porque ya somos unos expertos en hacer sofritos. Le añadimos el pescado y las gambas y le damos el punto de sal. Lo tenemos hasta que las gambas estén blanquitas.



Acto seguido, le echamos una cucharada de harina y un vasito de la leche desnatada. Yo lo he hecho así porque era "light version", pero el que quiera le puede echar más harina y más leche, se salpimenta, y lo trabajamos un poquito dándole vueltas con una cuchara de madera, evitando que se queden grumos de harina. Se tiene que quedar como una bechamel con los ingredientes que hemos echado, vamos, como si fuera la masa de las croquetas, así:


Y este va a ser nuestro relleno, que estará buenísmo, y si eres tan glotona como yo, puedes caer en dejar sin relleno a los pimientos... Afortunadamente, esta vez no fue el caso, y aquí dejo constancia rellenando el pimiento, con mucho cuidadito cogemos un poco de relleno con una cuchara y vamos introduciéndolo en el pimiento. Una vez rellenos, los vamos colocando uno a uno en una fuente: relleno pimiento, lo coloco en la fuente, así hasta acabar con la lata.


Para la salsa, sacamos los pimientos choriceros del agua, los limpiamos, les quitamos el rabito y las pepitas, y nos quedamos sólo con la carne, y tienen que quedar más o menos así:



La salsa es tan sencilla como meter la carne del pimiento choricero en la batidora con un par de vasitos de leche desnatada, como el de la foto, se le echa sal y pimienta y a batir. Los que puedan con nata, ya veréis qué rica.


Por último se echa la salsa sobre los pimientos rellenos que habíamos colado en la bandeja y lo metemos en el horno durante unos 10-15 minutos a 180ºC.



Y bueno, así me quedó. Le puse una guarnición de alcachofas salteadas con un poquito de nuez picada, y no es por nada, pero te queda un plato de 200 euros approx...
La semana que viene os tengo una sorpresilla, a ver si os gusta, espero que tengáis buen fin de semana y que cocinéis mucho. ¡Hasta el lunes!.










viernes, 14 de octubre de 2011

Bar Santa Marta y su tortilla de patatas

Hola fogoneros,

Hace unos años solía desayunar en este maravilloso enclave, con el que por aquel entonces era mi novio, y ahora marido. El sitio en cuestión es el bar Santa Marta, en la calle Angostillo, que cuenta con una terraza estupenda que da a la Iglesia de San Andrés, de estilo gótico-múdejar, que es una maravilla contemplar, mientras te tomas tus churros o tu tostada con jamón, y si no, mirad qué placita más hermosa para empezar el día, o lo que se tercie.


Con el tiempo, descubrimos que no sólo estaba bien desayunar allí, además de los desayunos, es muy agradable tomarse una cervecita a mediodía, y más en esta época del año, y en verano por la noche ni os cuento. Tienen muchos guisos caseros y básicamente cocina tradicional sevillana, aquí en la foto tenemos unos huevos esparragados, y abajo un pisto casero que no se lo salta nadie.



Huevos esparragados





Pisto






Pero sin duda, la estrella de la carta, a mi entender, es la tortilla de patatas que hacen aquí, está impresionante, casera al 100%, y que entra vengas a la hora que vengas, con tu cerveza, en este pedazo de terraza, y con estas vistas a la iglesia, pues se pone una filosófica y dice: pero si realmente es muy simple ser feliz, y si encima te la tomas en buena compañía y con buena conversación, ¿se puede pedir más a la vida? Hay que disfrutar de los pequeños detalles, con esta reflexión os dejo, no sin antes preguntaros, ¿algún sitio donde pongan la tortilla de patatas igual de buena? (no vale la de tu madre, una de la calle...). ¡Hasta el lunes fogoneros!.



martes, 11 de octubre de 2011

Croquetas de jamón

Hola fogoneros,

Os traigo unas croquetas de jamón caseras, para chuparse los dedos. Estas las hizo mi marido, que realmente es el verdadero artista, y estaban de muerte. A diferencia de las que suelen vender hechas, él le echa mucho condumio y poca bechamel, ese es el secreto.

Ingredientes
Relleno
- 250 gramos de jamón. Si es ibérico mejor.
- 2 cucharadas de harina (grandecitas).
- 1´5 vasos de leche.
- 1 cebolla pequeña.
- Aceite, sal y nuez moscada.
Rebozado
- Huevo y pan rallado.
- Aceite.

Preparación
Cortamos la cebolla finita, finita (tú sabes, picadita en cuadraditos chicos) y la sofreímos en la sartén. Echamos el jamón picadito, también finito, finito. Espolvoreamos la harina encima del jamón, y le damos unas pocas vueltas, y acto seguido, echamos la leche poco a poco, y la mezclamos bien con la harina y el jamón, movemos todo bien. Echamos un poquito de sal, y le ponemos un punto de nuez moscada. Seguimos moviendo hasta conseguir la consistencia propia de la bechamel, con sus tropezones de jamón. La dejamos enfriar.

Una vez que esté fría, vamos a proceder a "liarlas", que no liarla. Cogemos un poquito de la masa, ayudados por una cuchara, hacemos la forma, la pasamos por el huevo, y después por el pan rallado, y por último la freímos en abundante aceite caliente, las ponemos en un plato con papel absorbente para que se chupe el exceso de aceite, y mirad qué cosa más rica y más buena acabamos de hacer. Mañana es fiesta, así que si vosotros descansáis, yo también, y de paso, felicidades a todas las pilares. ¡Hasta luego fogoneros!.


.

lunes, 10 de octubre de 2011

Ensalada de pasta y huevo

Hola fogoneros,

Empezamos la semana con nuestra ensaladita de siempre, para paliar los excesos del fin de semana, que os gusta mucho la calle y lo que no es la calle, y las barras, y las tapas, y todas las cosas buenas, como tiene que ser, pero luego llega el lunes y la báscula no pone lo que debería poner. Así que traigo la ensaladita de turno baja en calorías, completa, con sus hidratos de carbono, proteínas y demás vitaminas.

Ingredientes
- Un puñado de pasta cocida, yo le puse de estas de caracolas de colores.
- 1 huevo cocido.
- 1 tomate.
- 1 par de hojas de lechuga.
- Cebolla.
- Un poquito caballa, atún, melva, bonito.... lo que tengáis.
- Aceite, vinagre y sal.

Preparación
Cocemos la pasta tal cual venga, la dejamos enfríar, y la ponemos en el bol. Hacemos lo mismo con el huevo, y una vez frío, lo picamos y lo incluimos en el bol. Lavamos y cortamos el tomate, la lechuga, la cebolla, la añadimos. Y echamos un poco de atún o de lo que tengamos. Aliñamos al gusto con el aceite, el vinagre y la sal, y ya tenemos una ensalada súper completa, para "limpiarnos" y dejar atrás lo que nos hemos tomado de más el fin de semana. ¡Hasta mañana fogoneros!

viernes, 7 de octubre de 2011

Bodeguita Romero

Hola fogoneros,
La propuesta para este fin de semana es la Bodeguita Romero, un clásico sevillano con una propuesta de tapas andaluzas de lo más variada, situado en pleno centro, en una zona de calles zigzagueantes llenas de bares. En esta época del año, ya que parece que por fin empiezan a bajar las temperaturas, un buen plan de sábado es perderse entre el Arenal y la Avenida de la Constitución, para disfrutar de las tapitas y las cervecitas que por aquí se ofrecen.

Hoy nos paramos en la Bodeguita Romero, que como ya os digo tiene una carta estupenda, con guisos caseros, diferentes tipos de revueltos, montaditos (un clásico sin duda es el de pringá, imprescindible), fritura sevillana, variedad de chacinas ibéricas, carnes y pescados, todo esto, en esta típica bodega de decoración sevillana y con el ambiente propio que ofrecen los sitios de buen tapeo.

Como siempre, aquí va la muestra. Empezamos con unas papas aliñás:

Tortilla de patatas al whisky.


Pastel de cabracho.





Pavías de bacalao.


Os dejo en la puerta. Buen fin de semana y ¡hasta el lunes fogoneros!.