Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Quesada pasiega

Hola fogoneros,

Hoy en nuestro jueves dulce tenemos una receta súper especial, es facilona pero hay que ponerle cariño, como a todo, pero un poquito más. La quesada pasiega, es un postre buenísimo típico de la Vega del Pas en Cantabria. Hace unos años estuvimos con nuestros amigos Mati y Carlos, a los que les dedico el post, ya que estuvimos pasando unos días en Selaya, un pueblecito de este valle, rodeado de montañas, y con un unos paisajes que ya los hubiera querido Heidi. Aquí descubrimos esta exquisitez, que hoy os traigo y que os va a encantar. He estado investigando, en algunos sitios dice que se hace con queso, en otros que no, yo lo he hecho con queso, y ha quedado realmente bueno, ahí os lo dejo.

Ingredientes
- 4 huevos.
- 1 kg de queso fresco (yo lo hice con Burgo de Arias, cuatro quesos de 250 gramos).
- 100 gramos de  harina.
- 250 gramos de azúcar.
- Canela en polvo.
- Media ralladura de limón.
- 100 gramos de mantequilla.

Preparación
Lo primero, derretimos la mantequilla en el microondas, y la batimos junto con los huevos y el azúcar:



Por otro lado, en un bol grande, para que quepa todo y no nos llevemos sorpresas, vamos a echar el queso y lo vamos a deshacer con las manos, así que dejaros de remilgos, lavaros bien las manos y al ataque, impresionante la de adrenalina que se suelta... después vamos a incorporar la canela en polvo y la ralladura del limón, y seguimos mezclándolo todo.


A continuación juntamos las dos mezclas (la de los huevos y la del queso) que quede todo bien mezcladito. Por último, vamos incorporando la harina poco a poco y la vamos trabajando.


Seguimos trabajando toda la mezcla con las manos hasta que quede una masa homogénea.


Por último, la ponemos en un molde de horno, que sea grandecito y que mida unos 3 cm de alto. Lo ponemos a 200 ºC durante 30 minutos en la parte central del horno. Pasado este tiempo, lo ponemos en la parte de arriba del horno y le damos a la opción de gratinar por arriba para que se quede doradito. Lo sacamos del horno, y si queréis ya podéis hincarle el diente, porque este postre se puede comer tanto caliente como frío y está bueno de las dos maneras. Mirad qué pinta, ¿os gusta?. ¡Hasta mañana fogoneros!.




No hay comentarios: