Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Galletas facilonas

Hola fogoneros,

¡¡¡Jueves dulce!!! Hoy os traigo estas galletas que según Rocío, que es quien me las ha pasado, esta receta es genial para hacerla con niños, se lo pasan muy bien y luego les encanta comerse sus propias galletas. Si no tenéis niños, pedídselos prestados a algún hermano, amigo o vecino, a las malas pues las hacéis solos o con quien queráis, que seguro que también os gustará comeros lo que salga después.

Ingredientes
- 300 g de harina.

- 130 g de mantequilla (no margarina) que esté blandita para poder amasarla.
- 70 g de agua.
- Pellizco de sal.
- 50 g de azúcar.
- Una cucharadita de levadura royal.
- Azúcar para decorar.

Preparación

Poned todos los ingredientes por orden: la harina, la mantequilla (que no margarina), el agua, la sal, el azúcar y la levadura, y los mezcláis todos: haced como una especie de volcán con la harina, introducid los otros en el centro del volcán y trabajáis la masa, o en un bol grandote lo mezcláis todo, y ahí, ¡a embadurnarse! Con esto los chiquillos lo flipan, os pondrán la cocina perdida, pero ¿qué importa eso si podemos hacer feliz a un niño...?

Una vez hecha la masa, la tapamos y reservamos media hora. Pasado ese tiempo, la estiramos encima de un papel de horno, la idea es que tengan medio centímetro de grosor. Y si no habíamos tenido suficiente diversión poniendo la cocina perdida de harina, ahora viene lo mejor: dar forma a las galletas. Aquí se ha cogido un vaso de tubo directamente (quién os iba a decir que además de para tomaros las copas, también servían para hacer galletas...) pero si os lo queréis currar, pues mira, en los chinos o en Ikea habrá moldes de estrellas y pijadas varias para que os quede más mono. Una vez que estén hechos los moldes, retiramos los recortes, y echamos azúcar sin miedo por encima. Precalentamos el horno a 180º y horneamos hasta que se doren un poquito, una cosa rápida, diez minutos o así, y mirad qué pinta más buena y qué bien nos lo  hemos pasado. ¡Hasta mañana fogoneros!.

No hay comentarios: