Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

viernes, 5 de agosto de 2011

El sueño de una noche de verano

Hola fogoneros,

La recomendación de hoy es un viaje por los sentidos. Hoy nos dejamos la cartera en casa, cogemos la VISA, y dejando Zahara de los Atunes atrás, nos dirigimos por la carretera de Atlanterra al Restaurante Antonio. El atardecer nos espera, junto a una mesa impecablemente vestida, y un equipo de profesionales deseosos de deleitarnos con todas las posibilidades gastronómicas, que ofrece este restaurante, de trato exquisito.

Nos sentamos fuera, y empezamos nuestro viaje por el sentido de la vista, contemplando como el sol se prepara para bucear en las aguas cristalinas de Zahara de los Atunes:




Mientras el sol nos deja, decidimos nuestros platos agasajados con el aperitivo de la casa, crudités con salsa tártara:


Aconsejados magníficamente por el personal del restaurante, nos decidimos por unas colitas de langosta rebozadas en tempura, y el viaje a través del gusto nos transporta a universos de ensueño.



Seguimos nuestro viaje por el olfato cuando llega este soberbio plato, ganador del primer premio de la tercera edición de la ruta del atún. El nombre lo dice todo: ragout de atún y crujiente de polvo de camarones con salsa de Pedro Ximénez. Perdemos gravedad, volamos en cada bocado:


Dejamos atrás los entrantes, y nos decantamos por lo que nos ofrece esta tierra enclavada en la Sierra del Retín, donde a un lado de la carretera se contempla el mar, y al otro molinos y vacas retintas. Escogemos lo mejor de ambos lados.

Bistec de retinto


Atún de almadraba



Cuando parecía que nada podía sorprendernos, ponemos fin a nuestro paso por el Restaurante Antonio con unos postres que hace que se intensifique este viaje de los sentidos, y entonces la vista, el gusto y el ofalto se entremezclan en este coulis de chocolate, acompañado de helado de vainilla, y esta tarta de chocolate.





Sin saber muy bien si aquello había pasado en realidad o era sueño, nos encaminamos al hotel El Varadero tirando por la carretera de Atlanterra, y una vez que pasamos el Hotel Meliá Atlanterra, nos metemos en la primera calle a mano derecha hasta llegar a nuestro destino, que es la terraza Vambú Beach Club, terraza de dicho hotel.


Y allí prosiguió nuestro viaje por el tacto y el oido, la música nos mecía tumbados en unas hamacas, mientras que la brisa del Atlántico peinaba nuestras cabezas bajo un cielo lleno de estrellas.



Eligiendo entre la variedad de copas, y zumos de frutas que nos ofrece esta terraza, terminamos una noche mágica que sé que existió, y que quedará para siempre guardada entre mis grandes recuerdos. Gracias por una noche maravillosa, lo mejor fuiste tú.

Restaurante Antonio: http://www.antoniohoteles.com/
Hotel El Varadero - Vambú Beach Club: http://www.el-varadero.com/restaurante&Beach.php




1 comentario:

angeles dijo...

¡Qué sugerente todo! Es como si hubiera estado allí, en segunda fila oliendo y saboreando todo...