Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

martes, 10 de mayo de 2011

Paté casero de hígado de pollo

¡Hola fogoneros!

Hoy os traigo algo de aperitivo, muy sencillo y que os hará quedar muy bien. Es una receta muy económica, rápida y fácil, y cuando tengáis invitados en casa, y vean que el paté lo habéis hecho vosotros, exclamarán con admiración: "anda, qué bueno, pero esto tiene que ser muy dificil". Vosotros decís que sí, que es muy dificil, aunque ya vais a ver que no. Quedaréis como reyes.

Ingredientes
- 175 gramos de mantequilla (mejor si es sin sal).
- Medio kilo de hígado de pollo limpio.
- 2 cebollas.
- 2 dientes de ajo grandes.
- 1 cucharada de brandy o similar. Si no tenéis, pues un poco de vino, coñac...
- 2 cucharadas de nata.
- Sal y pimienta.

Preparación
Freímos los higaditos de pollo con un poco de mantequilla, que queden doraditos por fuera y rosaditos por dentro. Y con los higaditos y la mantequilla hacemos una pasta en la batidora, vamos, que lo batimos todo.

Picamos las cebollas y los ajos, y los sofreímos con otro poquito de mantequilla, que queden tiernecitos y transparentes, pero que no se doren (ni se quemen...). Le echamos el brandy, la nata, la sal y la pimienta, le damos un meneo a la sartén, y lo metemos en la batidora (la sartén no, lo de dentro) junto con el hígado de pollo y el resto de la mantequilla (habremos usado unos 30 gramos de mantequilla para sofreír el hígado, y otros 30 para la cebolla, así que echáis los 115 gramos restantes ). Y a triturar se  ha dicho, hasta que tenga pinta de paté, que todos sabemos como es el paté. Lo ponemos en un cuenco y dejamos enfriar.

Una vez hecho, si no lo servimos, lo metemos en la nevera, aguanta hasta 3 días. Cuando lo vayáis a servir, lo sacáis una media hora antes del frigorífico. Y ya se sirve a gusto del consumidor, o bien con tostas, o con algún pan especial tostadito, y lo podéis acompañar con mermelada. A mi me gusta como queda con mermelada de naranja amarga, pero vosotros mismos. ¡Hasta mañana fogoneros!


No hay comentarios: