Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

martes, 3 de mayo de 2011

Caldo de puchero con su pringá

Hola fogoneros,

Hoy traigo una receta fundamental para aquellos que estén inmersos en la feria, o estén a punto de estarlo, porque no hay nada más reconstituyente que llegar después de la feria y tomarte un caldito con su hierbabuena, que te quita todos los males. Para los que no vayáis a la feria, igualmente este caldo es estupendo para cualquier ocasión, y más ahora que han bajado las temperaturas, entra muy bien de primero o en la cena, y vale para echarle un poquito de arroz o fideos, o de base para otras cremitas o sopas.

Ingredientes
- 1/2 pollo.
- 1 jarrete de ternera.
- 1 trozo de tocino.
- 1 hueso de jamon.
- 1 puerro.
- 1 apio.
- 1 patata.
- 1 o 2 zanahoria.

Preparación
Yo creo que esta es la receta más fácil que puede haber en el mundo, y con el resultado más espectacular, porque básicamente, vamos a coger el pedazo de olla, lo más grande posible, vamos a meter los avíos del puchero, es decir: el pollo (que te lo despiecen, o si eres machos@ lo haces tú en casa), el jarrete de ternera, el trozo de tocino, el jamón y el hueso del jamón. Lo cubrimos todo de agua, hasta arriba, y le echamos sal.

Cuando rompa a hervir, le echamos las verduras peladas y lavadas. Yo normalmente no las troceo, las echo enteras, menos trabajo... y lo dejamos todo a fuego medio un par de horas, que suelten todos sus jugos, sus esencias y sus cosas. Importante: hay que ir quitando la espuma que genera, que es debido a las grasas y al tocino, ojo que esto amarga.

Una vez que esté listo el puchero, quitamos las verduras, tiramos el hueso del jamón, y en una fuente apartamos el tocino, la ternera y el pollo, y con eso tienes un pedazo de pringá para aplaudir: machacas un poco los ingredientes, los pones entre dos panes tostaditos, y tenemos unos montaditos de pringá que entran a cualquier hora. Con el resto de caldo, cuando llegues de la feria, te calientas un buen tazón, le echas un poco de hierbabuena y un chorreoncillo de fino o manzanilla, pones los pies en alto, te lo bebes, y vámonos a la feria, que ya estamos listos para seguir. ¡Hasta mañana fogoneros!


No hay comentarios: