Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

martes, 19 de abril de 2011

Concurso de torrijas: 2º premio

Hola fogoneros,

Hoy es martes, martes santo, donde además de ver las cofradías propias del martes santo, también toca ver la receta ganadora del segundo premio de nuestro súper concurso de torrijas, bueno, no hago más larga la espera: "...and the winner is... Amparo Cantalicio!". ¡Enhorabuena Amparo! La receta es estupenda, y la redacción de la misma capta al cien por cien el espíritu fogonero, y ya sabes, además de publicar tu receta, te espera tu premio por cortesía de Mamá Goye Santa Justa en Juan Antonio de Cavestany, frente al Sato Sport.

Torrijas del Arenal, por Amparo Cantalicio (@acantalicio)

Ingredientes:

- 2 vasos grandes de vino dulce (un buen moscatel, por ejemplo).
- 1 barra de pan de torrijas.
- 1 vaso de agua.
- 500 grs de miel (mejor si combinamos una más dulce con otra con más cuerpo, por ejemplo: azahar y flores o azahar y almendro...).
- 1 piel de limón.
- 1 naranja pequeña (opcional).
- 3 huevos.
- Aceite de oliva.
- Canela.
- Buen ánimo y música bonita de fondo (se puede elegir, pero no es opcional).

Pon en un bol el vino, el agua, un par de cucharadas de canela y la piel del limón. Déjalo reposar: con una hora es suficiente, pero si es más tiempo, mejor.

Ahora coge tus mejores zapatillas o tacones de estar por casa y pon de fondo esa música que siempre te levanta el ánimo porque vamos a empezar y si algo tienen de especial las torrijas del Arenal es que están hechas con mucho cariño...

Pon a fuego medio llegando al punto de ebullición, en ese momento añade un poco de miel, más o menos la mitad de lo que vayamos a usar. Deja hacerse un par de minutos más y retíralo.

Esperar a que deje de burbujear.

Remoja las rebanadas de pan. Que sea una cosa rápida, que si no se ponen muy blanduchas. Reserva este caldo mágico.

Bate los huevos y pasa la batida cada una de las rebanadas.

Calienta el aceite para freir: es decir, que esté bastante bastante caliente. Ahora, está claro: a freír las rebanadas se ha dicho. Que queden doraditas, después se oscurecerán un poco.

Como no queremos que las rebanadas queden aceitosas, al sacarlas las podemos poner a escurrir apoyándolas en los laterales de un plato hondo (como si fueran las laderas de una montaña).

A la cocción del principio (el caldo mágico) añádele un poco más de canela, un trocito de cáscara de naranja y un chorreón de su zumo, el resto de miel y bastante agua (un vaso o dos). Dale caña y que hierva.

Cuando empiece a hervir es la hora del jacuzzi: rehoga las torrijas (mejor de dos en dos), pero sin pasarte que se pueden deshacer. Si quieres, antes de bañarlas las puedes espolvorear con un poco de canela.

Cuando ya estén todas, deja que se consuma un poco más la mezcla. Quizás te parezca que está demasiado líquida, pero siempre piensa que la miel al enfriarse se vuelve bastante más densa.

Tras apartarlo del fuego, cuela este maravilloso líquido para evitar que tenga restos de huevo. Después viértelo sobre las torrijas.

Et vioilà! Ya tienes tus genuinas torrijas del Arenal...por cierto que si quieres servirlas de forma original (como postre), están divinas acompañadas de helado de vainilla...

3 comentarios:

Rocío dijo...

Como no darle un premio a esta receta por Dios????, si sólo con la literatura del texto me conformo y aún no las he probado.
Enhorabuena Amparo, te mereces el premio, ahora a probarlas juntas

marsoi3

Amparo Cantalicio dijo...

Muchas gracias Rocío!!! Un placer participar. El año que viene, con pestiños.

Fogones Facilones dijo...

Muchísimas gracias a ti!! la receta es estupenda, pero yo creo que el año que viene mejor lo hacemos en vivo y en directo, mucho mejor, verdad??