Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

martes, 25 de octubre de 2011

Sopa de tomate con mejillones

Hola fogoneros,

Hoy la receta es súper especial, de esas que quedáis como reyes, una delicatessen en toda regla, orginal, fácilona por supuesto, y exquisita a más no poder, y como diría la fogonera Vanessa, totalmente apta para la operación "traje de flamenca", porque no engorda absoultamente nada. Además los mejillones son súper económicos, unos dos euros el kilo, no tienen grasa y tienen unas 67 calorías por 100 gramos, vamos, que te puedes poner hasta arriba de mejillones que no engordas. Esta sopita además entra estupendamente como cena única, o si tienes gente, queda muy bien porque da la sensación de que tiene un montón de curre, y para nada, un sofrito de tomate y cocer los mejillones, aunque mejor me callo y os lo explico entero...

Ingredientes
- 1 kg de mejillones
- Sal
- 3 tomates maduros
- 2 cebolletas
- 2 dientes de ajo
- Pimienta
- 1 vaso de vino blanco
- Perejil
- Aceite

Preparación
Primero vamos a poner los tomates en agua  hirviendo y los vamos a dejar entre 10 y 30 segundos. Esto se llama escaldar, ¿habéis visto cuántas cosas aprendemos?  y sirve, en este caso, para pelar más facilmente los tomates, ¿os imagináis qué viene ahora?. Exacto, pelar los tomates... también le vamos a quitar las pepitas, y los vamos a trocear, todo bien de momento, ¿no?. Ahora, vamos a hacer un sofrito con el ajo, las cebolletas y el tomate en una sartén con aceite, durante 10 minutos.

Ahora tocan los mejillones: en una olla donde quepan todos (dato importante) echamos los mejillones junto con el vaso de vino, lo ponemos a fuego fuertecito y dejamos que todos se abran. Apartamos los mejillones y le quitamos la carne, que no tiene misterio, pero ojo con quemaros. Y el caldito que ha quedado, se lo echamos al sofrito de tomate en la misma sartén (si veis que rebosa, no lo echéis entero...).

Por último, le echamos la carne de los mejillones al caldo con el tomate, y lo dejamos unos minutitos a fuego lento. Le echamos un poquito de sal y un poquito de pimienta, y el perejil picadito. Y esto amigos fogoneros está de toma pan y moja. ¡Hasta mañana!


No hay comentarios: