Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

viernes, 25 de febrero de 2011

Destino internacional: Lisboa

Hola fogoneros,

Hoy el post va a ser más extenso de lo normal, porque el lunes es fiesta y hasta el martes no habrá post, así que para compensar, si queréis veis hoy una parte y el lunes otra. Venimos con muchas cositas, por un lado, la ruta gastronómica, que como estamos en la semana internacional, nos vamos fuera, concretamente a Lisboa. Tendremos saludo y fotos de nuestros fogoneros internacionales, y como broche final, un cóctel de Chile y Perú, enviado por Manolo, el cual también es bloguero, y como me gusta mucho su blog, lo comparto, ya que como le dije una vez, es fácil alimentar estómagos, pero muy dificil alimentar almas: http://caminossintrazar.blogspot.com/. Y dicho esto, nos vamos a Lisboa.

Lisboa

Ya he perdido la cuenta de las veces que he ido a Lisboa, y sin embargo, cuando cruzo el puente 25 de abril, todavía me sorprende ese Tajo abriéndose al Atlántico, y esos edificios de colores en diferentes alturas reposando sobre él. ¿Cómo definir Lisboa? Lisboa es una gran señora que perdió riqueza y juventud, que no belleza, y que intenta lucir con más o menos dignidad las últimas joyas que le quedan.



Y después de esta parrafada, al más puro estilo de reportaje turístico de cualquier suplemento dominical, pasemos a lo que nos interesa. Si tenéis la suerte de recorrer esta ciudad tan decrépita como majestuosa a partes iguales, aunque mucho me temo que últimamente está más decrépita que majestuosa... os recomiendo tres sitios céntricos y a la vez alejados de aquellos con las típicas cartas escritas en francés y alemán. Los tres se encuentran en la misma zona, prácticamente en la misma calle. En Chiado, a los pies del Barrio Alto, nos esperan:

Príncipe do Calhariz, en Calçada do Combro 28/30:

Este sitio es alucinante, la decoración es algo así como una tasca mediaval moderna, con filas de mesas juntas que forman una sola, donde puede haber tres grupos de comensales diferentes. El ambiente es de lo más variopinto, nosotros fuimos a cenar y había una fauna bastante peculiar: adolescentes disfrazadas de treintañeras a lo "Gossip girl"; grupo de veinteañeros cenando para después irse de copas; treintañeros haciéndose pasar por veinteañeros, con más barriga, menos pelo y quién sabe si con más dinero; y por supuesto, treintañeras a la caza disfrazadas para posar en "photocall"... cuánto daño ha hecho "Sexo en NY"...

La comida de muerte y la carta súper extensa. Un par de salgados para empezar, dorada y róbalo "grelhados" (a la brasa) con sus respectivas guarniciones de verduras y "batatas", cada uno un par de Sagres, ese pan portugués que no lo hay mejor, y postre por supuesto, a la rica "baba de camelo", todo por 25 euros...


Casa da India, en Rua do Loreto 51

Este es el típico sitio portugués de comida portuguesa donde se puede pedir de todo: pescados, mariscos, carnes... todo fresco, bueno, bonito y barato. Nosotros pedimos carne: secreto "preto" (preto = negro, cerdo ibérico??) con su guarnición estupenda, y cordero, que estaba para ponerle un piso en la "Praça do Rossio". Nuestras cervecitas Sagres de rigor, y el postre, que no se lo salta nadie, y otra vez, 25 euros. Aqui me paro. ¿Cómo es posible que en una capital europea se pueda comer por 25 euros, en una zona del centro, y ponerse hasta arriba? ¿Cómo es posible que por lo mismo, en nuestro pueblo, que está más cerca de África que de Madrid, te cobren el doble? Aquí os dejo la pregunta, meditadla si queréis...



Sea Me, en Rua do Loreto 31

Este sitio, es totalmente distinto a los dos últimos. Aquí la decoración es industrial con cocina con vidriera en plan "show-cooking", los camareros very stylish con sus delantales negros hasta los pies. La carta es bastante extensa, se pueden pedir "grelhados" de todo tipo, al más puro estilo portugués, pero también innovaciones como salchichas de langostinos. Es un híbrido entre una "peixería" portuguesa y un "shushi bar". Aquí vienen los lisboetas más cool: portugesas con estilismos sacados de Elle, sí, las hay... y portugueses con buen pelo y chaquetas de tweed... Evidentemente comer tempura y rissotto de almejas y gambas, entre individuos de tal pelaje, te vale el doble, pero bueno, de todo tiene que haber en la viña del señor, ¿no?.



Y hasta aquí, nuestra ruta gastronómica de los viernes. Y como estamos en la semana internacional, aprovecho para saludar a los fogoneros que nos siguen desde fuera: un beso enorme a Eva y Michele, que nos siguen desde Italia, a Manuela desde Rumanía, a Pipidasmeiasgiras desde Portugal, a Alba desde EEUU, y a Jasmina desde Alemania, que además nos ha mandado una foto estupenda de la tarta de chocolate (Jasmina, looks great! thanks!):


Y para rematar, porque hoy estamos que lo tiramos, os paso la receta de Pisco Sour, un cóctel de Chile y Perú, enviado por el gran Manolo, para que os vayáis ambientando, que ya estamos de fin de semana. Lo pongo tal cual él me lo envió, porque tiene mucho arte y la receta es "fogonera" total:

En el vaso de la batidora se echan:
- 3 vasos de Pisco peruano o chileno (en el Corte Inglés venden chileno en la tienda del gourmet).
- El jugo exprimido de una lima y media.
- 1 vaso de azúcar.

Se añade un poco de hielo para que se enfríe. Es bueno que esté picado para no fastidiar el cacharro, porque lo siguiente es batirlo. Se bate. Se añaden 2 claras de huevo. Se bate por segunda vez, y ya está. Se sirve en copas de champán estrechas, se puede añadir unas gotitas de amargo de angostura (también lo hay en el gourmet), o si lo quieres low-cost un poquito de canela (aunque a mi sin canela me encanta).



Pues nada fogoneros, hasta aquí el post de hoy. Nos vemos el martes con más recetas, la semana que viene también os tengo algo especial, espero que podáis aguantar hasta entonces y que tengáis un estupendo fin de semana. ¡Hasta el martes fogoneros!.

2 comentarios:

Minerva dijo...

Me ha encantado, Rocío, tengo que volver a Lisboa, esta vez con mi casi marido, y prometo visitar estos rincones culinarios tan deliciosos conque nos has deleitado hoy.

Manu dijo...

Un beso enorme to you too :-)