Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

miércoles, 23 de febrero de 2011

Aires de Marruecos: Cous-cous

Hola a todos,

Hoy traigo una receta de Marruecos, y al igual que dije de la receta de México, por favor, si hay alguien de Marruecos, perdón de antemano, porque insisto en que esta es una versión mía, a mi manera, y que nadie se me ofenda que aquí todo se trata con mucho amor, y sobre todo con mucho humor.

Ingredientes (para dos personas que comen mucho o cuatro que comen poco...)
- 125 gramos de cous-cous, se vende en cualquier supermercado, yo los compré de la marca Gallo.
- Un poquito de mantequilla.
- Media cebolla.
- Medio calabacín.
- Un poquito de pimiento rojo.
- Una zanahoria.
- Un bote pequeño de garbanzos cocidos.
- Un puñado grande de uvas pasas (de las sultanas).
- 300 gramos de pollo.
- Sal, pimienta y aceite.
- Azafrán.

Preparación
Por un lado preparamos el cuscús propiante dicho, que es la sémola de trigo, os pongo una fotito de las mías:


Esto es muy fácil, echáis un vaso de agua en una cazuela pequeña (el agua, se entiende, el vaso no...) y cuando esté hirviendo, la retiráis, y le echáis el cous-cous. Se deja unos dos o tres minutos, que se chupe el agua, y después le ponéis un poquito de mantequilla y lo dejáis a fuego medio unos dos o tres minutos más, y ya tenemos el cous-cous. ¿Has visto qué fácil?. Se tiene que quedar así:



Por otra parte, cortamos el pollo en pedacitos y lo hacemos con un poquito de aceite en la sartén, echamos sal y pimienta, y le damos vueltas hasta que se quede bien hecho, el pollo es muy importante que se quede bien hecho, no me vayáis a coger alguna bacteria rara, y luego encima la culpa la tengo yo:




Reservamos el pollo, y nos vamos con las verduras: hacemos un sofrito con la cebolla, el pimiento, después le echamos la zanahoria, y el calabacín. Esto lo dejo al gusto del consumidor, vamos, que hay gente que le echa más o menos verduras, que si champiñones, que si col, que si repollo, en fin, que cada uno experimente (vuelvo a pedir perdón al pueblo marroquí, por si las moscas...). Finalmente, una vez que estén hechas las verduras, le echamos el bote de garbanzos, las pasas y el pollo, lo movemos todo, le ponemos el punto de sal y lo dejamos unos cinco minutos que se mezclen bien todos los sabores.

Ahora, en este punto, he de confesaros que era la primera vez que hacía cous-cous, porque yo me desvivo por vosotros, y con tal de ser fiel cumplidora de mi semana internacional, experimento para traeros día a día una receta nueva. El caso, es que normalmente el cous-cous tiene un colorcito amarillo del azafrán, que reconozco que se me olvidó echar, y a mi me ha quedado un cous-cous un tanto albino, así como descolorido. Mi marido, que es el que lo suele hacer en casa, me dijo que el azafrán se echa en el cous-cous una vez que se mete en el agua hirviendo. Si se os pasa, como a mí, echádselo en las verduras, y ya está.

En cuanto a la presentación, pues mira, hay gente que pone las verduras con el pollo por un lado y el cous-cous por otro. Y otra, lo pone mezclado. Yo os pongo dos fotos, una con el cous-cous abajo y las verduras encima, y otra con todo mezclado. Deciros que me salió bastante bueno, y que por el momento no  presento signos de intoxicación. A ver qué me invento mañana... ¡Hasta mañana fogoneros!.

Sin mezclar:



Mezclado: