Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

lunes, 3 de enero de 2011

Revuelto de tagarninas con jamón

Buenas, ¿qué tal? Feliz año y esas cosas, espero de todo corazón que el 31 fuera una noche especial, que no os atragantáseis con las uvas, y que ya no tengáis resaca. No no sé vosotros, pero estoy de comilonas saturadísima. Para la semana que viene monográfico en plan "desintóxicate y pierde los kilos de las fiestas" como los que traen las revistas de moda o salud, diferentes en la forma, iguales en contenido.

Para hoy, os traigo un revuelto de tagarninas con jamón. Para aquellos que no estéis familiarizados con las tagarninas, os diré que es una verdura silvestre, se recoge en el campo, similar a los espárragos. Las podéis comprar en las fruterías, si no hay, podéis hacer la receta con espárragos verdes. A mi personalmente me gustan más las tagarninas, el sabor es más fno y delicado que el de los espárragos. Recuerdo una vez que un poco más y arruino a mi madre por culpa de las tagarninas. Estábamos en la feria de Sevilla (especifico para los que no sean de este pueblo) y había revuelto de tagarninas con jamón, cosa que no es común encontrar, total, que pedimos uno, y le dije a mi madre "esto está muy rico, vamos a pedir otro", y después de ese vino otro, y otro, y otro, y así hasta ocho...

Ingredientes
- 3 dientes de ajo
- Una bandeja de tagarninas
- Un par de huevos
- Jamón
- Aceite
- Sal



Me acabo de dar cuenta que no he puesto los huevos en la foto... bueno, todo el mundo sabe como son los huevos, ¿no?. Las tagarninas como podéis ver son muy parecidas a los espárragos. Aquí están en bandeja (regalo de Antonio y María Jesús, que como saben que me gustan tanto, siempre me tienen una bandejita, gracias, sois estupendos!) pero a veces la venden en un manojo y hay que cortarlas. Si las encontráis en manojo, que esto no os eche para atrás, se cortan y punto. Merece la pena.

Preparación
Se ponen las tagarninas en un bol con agua y un poquito de lejía (una gota, a ver si ahora os vais a intoxicar...). Se lavan bien, por si llevaran algo de tierra.



Después se ponen en agua hirviendo con sal, y se deja hervir durante unos diez minutos a fuego vivo. Pasado ese tiempo se escurren y se reservan en el mismo escurridor.





En una sartén con un poco de aceite se van sofriendo los ajos. Cuando estén dorados se echan las tagarninas y un poco de sal, y se dejan durante unos cinco minutos. Acto seguido le echamos los taquitos de jamón y lo dejamos un minutito más:








Se baten los huevos, esta vez no me he olvidado...




Y ahora viene el truco del almendruco. Lo más importante, la pista esencial para hacer un buen revuelto, ya sea este u otro: echáis los huevos a la sartén, y acto seguido bajáis el fuego al mínimo, cuanto más bajo mejor, hombre, no hace falta apagarlo... y con la cuchara de madera lo vais moviendo continuamente hasta que los huevos estén cuajados. Esta es la forma de que el revuelto se quede jugosito y se repartan bien los huevos.



Os dejo el resultado final, buenísimos. Agradecer a mi señor esposo la producción, ya que él ha sido el que ha hecho el revuelto mientras yo hacía las fotos. Impesionante, no podía ser de otra manera, yo le enseñé...






8 comentarios:

Minerva dijo...

¡Qué bien hiciste en enseñarle!jeje!tengo que hacerlo un día, siempre las veo por casa para ti y nunca me las compro, tienen una pinta..uhmm!

Macarena dijo...

Yo tampoco las he probado nunca. Este fin de semanalas compro en el Mercado de Triana y te cuento....besos

Fogones Facilones dijo...

Compradlas y probad. Fácil y rico!

Consuelo dijo...

que digo miarma que no te dejes caer la camara en el aceite, sino saldrá toa frita!!jejje y digo yo el Ernesto te las hace cuando tienes las dos manos pilladas, no? qué me gusta tu blog mija! y la foto del caribe con la pajita...me encanta!

Fogones Facilones dijo...

Gracias Consuelo, me gusta mucho tenerte por aquí!

Anónimo dijo...

En la Puerta de la Carne, justo en la intersección de Eduardo Dato con Menéndez y Pelayo, se pone a diario un hombre con un puesto de espárragos, caracoles y tagarninas de la sierra (como dice la canción de Carlos Cano). Lo digo por si no los encontráis en la frutería...

Atenea dijo...

De anónimo nada, he puesto mi nombre bien clarito...

Fogones Facilones dijo...

Gracias María José, espero que las hagáis! Un beso