Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

martes, 25 de enero de 2011

Calabacines rellenos de verduras y gratinados con queso.

Os traigo una receta que simplemente os va a fascinar. Fácil y rica, una receta cien por cien fogones, y que surgió de abrir la nevera y decir: "Anda, se me van a poner malos los calabacines, a ver qué tengo: tomate, puerro, cebolla, queso... los relleno y los gratino con queso!".

Ingredientes

- 3 calabacines.
- 1 cebolla.
- La cuarta parte de un pimiento rojo.
- Medio tomate pequeño.
- Medio puerro.
- Queso para gratinar. Yo le he puesto queso de tetilla que compré el otro día en Mercadona y funde estupendamente.
- Aceite y sal.
- 1 cucharada de harina y un poco de vino blanco.






Se cortan las bases del calabacín y se tiran. Se pone agua con sal a cocer y se echan los calabacines. Y os dejo esta foto para demostraros como sé que el calabacín ya está hecho: le pinchas un cuchillo y si lo atraviesa es que ya está. Seguramente habrá métodos más profesionales, pero este es infalible… y sí, tenía que haber cogido una olla más grande.





Se parten los calabacines por la mitad y se le quita la carne con ayuda de un cuchillo. Mucho cuidadito con quemaros. El truco es hacer un corte profundo por todo el contorno del calabacín, y le vais quitando la carne: 





Picamos la carne del calabacín y la reservamos. Al mismo tiempo hacemos un sofrito con la cebolla, el pimiento, el puerro y el tomate. Y esta vez no pongo foto porque ya sabemos hacer los sofritos divinamente: se pocha la cebolla, se le incorpora el puerro, después el pimiento y al final le echamos el tomate. Una vez que esté listo le echamos la carne del calabacín y los salpimentamos. Cuando ya esté todo le echamos una cucharada de harina y un poco de vino blanco, como si fuera una bechamel, creo que a esto se le llama velouté de vino, cuánto aprendemos… y ya sabéis, a remover para que se quede todo mezcladito que ese va a ser el relleno de los calabacines:



¿Adivináis que viene ahora? Sí, eso es: ¡¡a rellenar!!:


Mientras rellenas los calabacines ve precalentando el horno, y una vez que termines de rellenarlos, le ponemos el quesito encima. Yo le  he puesto queso de tetilla, y queda genial, si no pues uno cualquiera para gratinar. Maca, en tu caso, y en el caso de los que no toleráis la lactosa, pues eso, queso sin lactosa que lo hay de la marca Kaiku, y supongo que el innombrable (que ya lo he nombrado hoy y dos veces no...) seguro que lo tiene. Lo metéis en el horno, en la parte superior, y lo gratináis a 200ºC hasta que quede doradito.




Si no tuviéseis horno, pues en el microondas, y si no tenéis ninguna de las dos cosas, lo ponéis a fuego lento en la sartén hasta que el queso se derrita, que no es lo mismo, pero sabe más o menos igual, aunque claro, el puntito dorado es lo que tiene, y si no, mira:




 Bonito, ¿no?. ¡Hasta mañana!.

1 comentario:

Macarena dijo...

Dos cuestiones; cuando dices una cucharada,esuna cucharada de las soperas verdad?, o es un cucharada de café, es que o me paso o no llego; y otra, si no le echo harina pasa algo? es que como no lo cojo el punto a la harina me da miedo cargarme el plato, y este finde lo quiero hacer.....