Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

lunes, 31 de enero de 2011

Recetas de toda la vida: Patatas con alioli

¡Hola fogoneros!,

El día que puse la receta de espinacas con garbanzos, mi amigo Jose me dijo: "eso, eso es lo que debes poner, cosas de toda la vida, que vamos a perder las recetas de siempre". Y la verdad, es que lleva toda la razón. Hacemos las ensaladas con rúcula, queso de cabra y vinagre balsámico, que están muy bien, pero, ¿qué pasó con las papas aliñás de toda la vida?. Algunos sabemos hacer musaka (ya os la traeré, que me sale de muerte...) y otros, ¡se atreven hasta con el sushi!. Pero... ¿serían capaces de hacer ese mismo bacalao del sushi, CON TOMATE...?.

Amigos fogoneros, esto es algo que deberíais cuestionaros. Y para sacaros de este pozo negro de carpaccios, risottos, crepes de mariscos y ensaladas Waldorf, esta semana os traeré recetas que os recordarán a la cocina de vuestra madre, e incluso de vuestra abuela.

Ingredientes
- 1 kilo de patatas nuevas (otro día explico la diferencia con las viejas, que hoy llevo prisa, pedidlas en la frutería o preguntadlo). Que no sean muy grandes.
- Aceite de girasol (algo menos de 1/4 de litro).
- 1 huevo.
- 1 diente de ajo grande (más o menos en función del pique que queráis)
- Sal.
- Limón.

Preparación
En una cacerola donde quepan todas las patatas, ponéis agua con sal y las patatas, claro, con piel, ¿eh?. Las tenéís cociendo hasta que estén blandas. Ya sabéis de mi súper método, pinchad con un cuchillo o un tenedor y cuando estén blandas cortáis la cocción. Las dejáis enfríar y nos ponemos con el alioli.

En este punto, os voy a enseñar a hacer una buena mahonesa o mayonesa, como prefiráis, para que nunca se os corte. En primer lugar, cogemos el vaso de la batidora y le echáis el aceite, junto con el huevo, la sal, el ajo (muy picadito), un chorrito del zumo del limón (hazlo aparte y le quitas las pepitas, que nos conocemos...).  Cuando lo tenemos todo, sin miedo, esto es muy importante, no tenerle miedo, es que ella lo nota, y si lo nota, estamos perdidos... empuñamos la batidora, como cuando el Rey Arturo sacó la Excalibur de la piedra, y con la batidora pegada al vaso, esto es elemental, batimos con todas nuestras fuerzas, que se nos ponga cara de chino. Cuando la salsa empiece a espesar, y no antes, movemos la batidora hacia arriba lentamente hasta sacarla de la salsa. En este punto, la salsa debe estar espesa, y empezaremos a trabajarla, con un movimiento de arriba a abajo, y de abajo hacia arriba hasta que esté totalmente consistente. Hay gente que le echa perejil, se lo echáis si queréis, pero yo lo hago sin.

Como las patatas ya se habrán enfriado, las pelamos y las cortamos en dados. Le incorporamos la salsa alioli, las metemos en el frigorífico un par de horitas, y luego, nos las comemos, que estarán buenísimas, tanto o más que estas. ¡Hasta mañana fogoneros!.





viernes, 28 de enero de 2011

Cocina tú, que yo me voy a la calle

Hola a todos,

Lo de hoy no un es post propiamente dicho, hoy no hay receta. Hoy, como es viernes, he decidido con vuestro permiso, que como yo llevo cocinando toda la semana, los viernes vais a cocinar vosotros, y yo me voy a la calle... 

Muchos de vosotros me decís que ya habéis hecho esta u otra receta, pues si os parece, haced una foto y mandadla para colgarla aquí, y luego le decís a vuestr@s maridos, mujeres, novi@s, hij@s, herman@s, amig@s... "mira, mira, esa receta la he hecho yo", así como muy orgullosos. ¿Qué os parece? ¿Os atrevéis?. También vale mandar una receta de las vuestras, CON FOTO POR FAVOR, y luego yo la cuelgo aquí.

Vamos, que básicamente, los viernes son vuestros, porque aquí me paso yo las semanas hablando y contando mi vida, y me parece justo saber de vosotros y saber qué os gusta, y qué platos se os dan bien, y evidentemente, compartirlos con esta pequeña comunidad de "fogoneros" que hemos creado. Así que no os cortéis y mandadme vuestras recetas y una foto del acabado.

Por otra parte, yo a cambio, saldré a la calle, y haré el "sacrificio" de salir, comer, y probar todas las cosas que pueda... únicamente con el fin de documentar el post de los viernes, y para que tengáis sitios nuevos donde ir el fin de semana.

Y por mi parte, eso es todo por hoy, espero impacientemente vuestras fotos y vuestras recetas. Yo os prometo tomarme en serio mi trabajo de "crítica gastronómica" y traeros aquí sitios buenos, bonitos y baratos. Buen fin de semana y ¡hasta el lunes!.


jueves, 27 de enero de 2011

Alcachofas y patatas guisadas con huevo

Hoy vamos a hacer una cosita, así como muy de invierno, que para eso es el tiempo de las alcachofas. Una sartén que he hecho con patatas y su huevo cuajado, que os puedo asegurar ha quedado estupendamente. Vamos al tema.

Ingredientes (para 2 ó 3 personas)
- Alcachofas: 4 ó 5.
- Ajo.
- Cebolla.
- 1 patata.
- Aceite y sal.
- Jamón (opcional).
- 1 huevo por comensal.




Lo primero es preparar las alcachofas. Si no te quieres complicar, haz la receta con alcachofas de lata, no lo recomiendo, pero allá tú, que ya tenemos un nivelito… Sigo. Le cortamos el rabo y las puntas, y empezamos a quitarle todas las hojas hasta llegar al corazón. Importante dejarlas bien limpias, no tengas miedo, porque de lo contrario te puedes encontrar con la desagradable sorpresa de haber dejado una hoja de más, de esas duras que no hay quien se las coma, y yo desconozco la sensación de mascar tabaco, pero me da que tiene que ser algo parecido... Tiene que quedar más o menos así, compara una con otra, hay diferencia, ¿eh?:


Ponemos agua a hervir con sal y un chorrito de limón, y las tenemos cociendo durantes unos 15-20 minutos, ya sabéis mi método infalible para ver cuando están, ahí lo lleváis en la foto, ay si lo viese el Adriá...



Mientras tanto, sofrito al canto con los ajitos, la cebolla, y cuando esté todo pochadito, le echamos la patata cortada a rodajas como en la foto.



Mientras se van haciendo las patatas, escurrimos las alcachofas y las cortamos en cuatro, como se ve en la foto:




Las echamos en la sartén y le ponemos un chorreón de vino, y un poco del agua sobrante de las alcachofas, así que no la tires... y le damos el puntito de sal, todo a fuego medio, para que la patata y el guisito vaya chupando el caldo:




En este punto, yo le corté unos taquitos de jamón, ya sabéis que es mi debilidad y que toda comida que lleve jamón está buena... así que se lo eché. Lo meneamos un poquito, y cuando las papas estén tiernas, y el guisito esté seco, se le cuajan los huevos, vamos, que se rompen y se ponen encima del guiso, y se dejan al fuego hasta que estén cocidos. Si veis que las patatas siguen duras y se os ha quedado seco, le echáis más agua de las alcachofas.


Y al final, mira qué plato nos ha quedado, fácil, bueno, que se hace en poco tiempo, y se come en menos. ¡Hasta mañana!.






miércoles, 26 de enero de 2011

Coliflor con su ajito y su pimentón

Pobre coliflor que jamás se nos ocurre comprarla y mucho menos qué hacer con ella. Sin embargo, me voy a poner en plan "Salud al día", tiene (según he visto en Internet, y lo que ponga Internet va a misa) muchísimas propiedades: preveniene el cáncer, ayuda a desintoxicar el organismo, previene las enfermedades cardivasculares, elimina la sensación de apetito (esto no lo sabía, a partir de hoy todos los días coliflor...) y encima no engorda, además tiene muchas vitaminas y minerales, y es bueno para los huesos porque tiene mucho calcio, vamos, que esto es mucho mejor el Actimel ese.

Así que la receta de hoy es con coliflor, y de la manera que la traigo está realmente buena.

Ingredientes:

- 1 coliflor.
- 2 ó 3 dientes de ajo.
- Aceite.
- Sal.
- Pimentón.

Muy fácil, partimos la coliflor, le retiramos la parte más dura del tronco, vamos, nos quedamos básicamente con las flores de la coliflor y la hervimos en agua con un poco de sal. Cuando esté ni blanda ni dura, la sacamos, pon entre 15-20 minutos. Recomendable echar un poquito de leche o un trozo de pan a la cocción, porque con el olor no hay quien pare. Que esto no te eche para atrás, que ya sabemos lo buena que es para todo...




Una vez que estén listas, salteamos los dientes de ajo hasta que estén doraditos, ojo, que no se quemen...




Y ahora, importante, le echamos como una cucharada grande de pimentón, y lo dejamos unos segundos, el tiempo de mezclarlo con el ajo, que se quema muy pronto y nos fastidia el invento. Y corriendo le echamos la coliflor escurrida y empezamos a mezclarlo todo, le ponemos el punto de sal y nos queda así:





Están realmente buenas de sabor, y habéis visto que se tarda nada y menos, así que dicho lo dicho, animaos a comprar coliflor y a hacerla, que además es un plato económico. Como sugerencia, le podéis echar un huevo cuajado, y queda también muy rico, hoy es que estoy en plan vegetariana. ¡Hasta mañana!.



martes, 25 de enero de 2011

Calabacines rellenos de verduras y gratinados con queso.

Os traigo una receta que simplemente os va a fascinar. Fácil y rica, una receta cien por cien fogones, y que surgió de abrir la nevera y decir: "Anda, se me van a poner malos los calabacines, a ver qué tengo: tomate, puerro, cebolla, queso... los relleno y los gratino con queso!".

Ingredientes

- 3 calabacines.
- 1 cebolla.
- La cuarta parte de un pimiento rojo.
- Medio tomate pequeño.
- Medio puerro.
- Queso para gratinar. Yo le he puesto queso de tetilla que compré el otro día en Mercadona y funde estupendamente.
- Aceite y sal.
- 1 cucharada de harina y un poco de vino blanco.






Se cortan las bases del calabacín y se tiran. Se pone agua con sal a cocer y se echan los calabacines. Y os dejo esta foto para demostraros como sé que el calabacín ya está hecho: le pinchas un cuchillo y si lo atraviesa es que ya está. Seguramente habrá métodos más profesionales, pero este es infalible… y sí, tenía que haber cogido una olla más grande.





Se parten los calabacines por la mitad y se le quita la carne con ayuda de un cuchillo. Mucho cuidadito con quemaros. El truco es hacer un corte profundo por todo el contorno del calabacín, y le vais quitando la carne: 





Picamos la carne del calabacín y la reservamos. Al mismo tiempo hacemos un sofrito con la cebolla, el pimiento, el puerro y el tomate. Y esta vez no pongo foto porque ya sabemos hacer los sofritos divinamente: se pocha la cebolla, se le incorpora el puerro, después el pimiento y al final le echamos el tomate. Una vez que esté listo le echamos la carne del calabacín y los salpimentamos. Cuando ya esté todo le echamos una cucharada de harina y un poco de vino blanco, como si fuera una bechamel, creo que a esto se le llama velouté de vino, cuánto aprendemos… y ya sabéis, a remover para que se quede todo mezcladito que ese va a ser el relleno de los calabacines:



¿Adivináis que viene ahora? Sí, eso es: ¡¡a rellenar!!:


Mientras rellenas los calabacines ve precalentando el horno, y una vez que termines de rellenarlos, le ponemos el quesito encima. Yo le  he puesto queso de tetilla, y queda genial, si no pues uno cualquiera para gratinar. Maca, en tu caso, y en el caso de los que no toleráis la lactosa, pues eso, queso sin lactosa que lo hay de la marca Kaiku, y supongo que el innombrable (que ya lo he nombrado hoy y dos veces no...) seguro que lo tiene. Lo metéis en el horno, en la parte superior, y lo gratináis a 200ºC hasta que quede doradito.




Si no tuviéseis horno, pues en el microondas, y si no tenéis ninguna de las dos cosas, lo ponéis a fuego lento en la sartén hasta que el queso se derrita, que no es lo mismo, pero sabe más o menos igual, aunque claro, el puntito dorado es lo que tiene, y si no, mira:




 Bonito, ¿no?. ¡Hasta mañana!.

lunes, 24 de enero de 2011

Más fácil todavía...!: Gambones a la plancha.

Hoy traigo una cosa sencillita, que precisamente no se nos ocurre hacer porque es la típica cosa que se suele comer fuera de casa, y no se nos ocurre hacerla dentro, con lo fácil y lo buenos que están. Realmente, en honor a la verdad, más que una receta es una sugerencia para que hagáis en casa. Es una estupenda cena con una ensalada, y es algo totalmente ligero, sano, y que al igual que el chocolate, al que no le gusta es porque es raro, raro, raro... como entrante si hay invitados quedas estupendamente, y se hace en un momento sin tener que complicarte.

Los ingredientes básicamente son unos buenos gambones, si son de mercado mejor que mejor, pero a las malas también los podéis comprar congelados y hacerlos como sigue. Encendéis la plancha a fuego medio, hay gente que le echa aceite a la plancha, yo personalmente nunca lo hago. Los colocáis en la plancha y le echáis la sal, importante que sea sal gorda, y los tenéis unos 3-4 minutos por cada lado. Se sirven y así quedan:





¿Habéis visto que buena pinta tienen? Esto es una magnífica prueba de que a veces no hay que complicarse en la cocina para tener un buen plato, al igual que en la vida, la sencillez nos puede llevar a algo que realmente merece la pena. Con esta reflexión os dejo. ¡Hasta mañana!.


viernes, 21 de enero de 2011

Picatostes: Desayuno La Menara

El viaje llega a su fin, así que os traigo hoy la última mañana que pasamos en La Parra, porque hasta el último minuto estuvimos cebándonos. Y como dicen que el desayuno es la comida más importante del día, aquí os dejo el imponente desayuno que Encarna nos hizo.




Los básicos siempre eran café, of course, zumito de naranja (o zumo de naranja naturales que decían por ahí...) con sus vitaminas y todas sus cosas, y unas tostaditas donde te podías untar tu mantequilla, tu paté, o lo mejor, algo más de la tierra: TU MANTECA COLORÁ... manjar de dioses que se instala en las lorzas con el mismo gusto que te la has comido tú...

 


Y para los clásicos, pan con aceite, y para los nostágicos... Nocillaaaaaaaaaaa!!!!!


Pero lo mejor, estaba por llegar, todos los días había algo especial, y ese día fueron unos picatostes:

Ingredientes
- 1 barra de pan duro.
- Leche.
- Azúcar.
- Aceite.

Tan fácil como cortar el pan en rebanadas y empaparlo en la leche con azúcar. Se fríen por los dos lados con el fuego medio, se sacan y se espolvorean con azúcar. Y esto señores, es un desayuno, y no lo los de Special K... aprovechad el fin de semana para hacer algo así, que está muy bien esto. Y por mi parte, nada más, espero que os haya gustado este viajecito, que sin ser ni exótico, ni caro, es una manera diferente de disfrutar y conocer las cosas de aquí al lado. Si no os convence, lo que sí os puedo asegurar, es que hambre no vais a pasar... ¡Hasta el lunes!.





jueves, 20 de enero de 2011

Tarta de chocolate y plátano de La Menara

Como os iba contando, después del día tan bueno que echamos en Zafra, con su aperitivo de Torta del Casar, su tapeo al sol en la Plaza Chica, y su café en el Parador, volvimos a La Menara, donde de nuevo nos esperaba una cena estupenda, y aunque no llegamos con hambre, no nos importó, y nos la comimos igualmente, como no podía ser de otra manera, teniendo en cuenta el menú:

- Taleguillas crujientes de roquefort.
- Presa ibérica a la plancha con dos salsas y patatas al tomillo.
- Tarta de chocolate y plátano.


Las taleguillas...

Y la presita...


La sopita ya la adelantamos ayer, y hoy os traigo el postre.

Ingredientes

- 1 bote de leche condensada grande.
- 4 huevos.
- 4 ó 5 plátanos.
- 1 tableta de chocolate para fundir.

Preparación

En primer lugar decir que es una tarta que se hace de un día para otro. En la víspera se hace la tarta propiamente dicha, y al día siguiente se le pone el chocolate. Os explico.

Víspera: Se pelan y se cortan los plátanos y se meten en el microondas hasta que estén como deshechos, y luego se machacan con un tenedor. Después se separan las claras de las yemas, y se ponen las claras a punto de nieve. Esto no es más que meter las claras en la batidora y darle con la varilla hasta que el motor de la batidora eche humo y tengáis la sensación de os vais a quedar sin brazo… esto es una exageración de las mías, pero básicamente es eso, trabajar las claras hasta que se queden blanquitas y espumositas. Después se añaden los plátanos (o la pasta de los plátanos, mejor dicho…), las yemas, y el bote de leche condensada, y se bate todo junto en la batidora. Se pone el contenido en un molde, y mete en el horno al baño María: ponéis el molde encima de la bandeja del horno y se echa agua a la bandeja, para que el contenido se vaya haciendo. Si queréis más información del baño María, echadle un vistazo al post del flan de leche: http://fongonesfacilones.blogspot.com/2010/12/flan-de-leche.html.

Como consejo Encarna me dijo que ella, antes de echar el contenido de la tarta, le suele poner al molde papel vegetal para que luego sea más fácil de desmoldar. Lo tenéis que dejar en el horno durante unos 20 minutos a 180º C. Para ver si está hecho, pinchad con un tenedor y si sale limpio es que ya está. Lo sacáis del horno y la dejáis reposar hasta el día siguiente.

Por la mañana, se funde el chocolate, tal y como se indique en el envase. Una vez fundido, cogemos la tarta, la desmoldamos y la untamos a brochazos con el chocolate. A brochazos, a cucharazos, a dedazos (hombre, así no…). Lo dejáis enfriar, y una vez frío, se mete en la nevera, se queda fresquito y con la cobertura de chocolate solidificada, por eso hay que hacerla de un día para otro, porque de lo contrario, si ponemos el chocolate fundido sobre la tarta recién hecha, al estar los dos calientes se nos derretirán ambas cosas y al final será algo parecido a unas natillas calientes de chocolate y plátano, y ese no es el efecto que buscamos. Encarna la hace en moldes pequeños individuales, y así de rica le quedó a ella, y así de rica me la comí yo, al lado de la chimenea, la mar de bien:






Después nos fuimos al salón, mirad qué bonito es. Y allí estuvimos charlando sobre el día, mientras ojeábamos alguna que otra revista de La Menara. Hay montones y montones por toda la casa, de decoración, de moda, de viajes, ¡de motor! escuchando musiquita, ya que tanto en el salón, como en las habitaciones, hay equipos de música y diferentes colecciones de discos. Luego vimos “Mogambo”, qué peliculón, porque evidentemente también hay tele en cada estancia. En fin, que además de la comida hay toda clase de entretenimiento para pasarlo bien y hacer el vago… ah, y se me olvidaba lo mejor, si quieres tomarte una botellita de champán, también se puede, y así lo hicimos… ¡Hasta mañana!.



Receta por cortesía de Cara Rural La Menara: http://www.casalamenara.com/


miércoles, 19 de enero de 2011

Ruta gastronómica por Zafra y sopa de la abuela de La Menara

Seguimos con nuestro viaje por el sur de Badajoz, que aunque a priori no sea un destino que llame demasiado la atención, creo que para los que vivimos relativamente cerca, merece la pena echar el fin de semana, o al menos un sabadete acercarnos a Zafra o a Jerez de los Caballeros. Y eso es lo que hicimos después del día del senderismo, que por cierto, aunque nos perdiésemos, estuvimos andando tres horas, así que os podéis imaginar las agujetas del día siguiente.

Llegamos a Jerez de los Caballeros, un pueblo bastante bonito, con muchos monumentos que ver y con mucha historia, si os atrae el tema de los templarios, os digo que aquí en Jerez dejaron huella, tanto que a mediados de julio se celebra el festival templario, para aquel que le interese. Y centrándonos en la gastronomía, que es lo nuestro, también tienen una feria del jamón y del vino en mayo, como era previsible, porque el jamón aquí está de muerte.

Pero hoy nos vamos a detener en Zafra, que es un pueblo que a mí personalmente me encanta. Además de ser precioso, porque cuenta también con un montón de monumentos emblemáticos, y pasear es una auténtica maravilla, es un pueblo que tiene una variedad de bares y restaurantes, para todos los gustos y bolsillos, que hace que no te canses de volver porque siempre hay alguno que descubrir. Nosotros no nos perdemos la "Fiesta de la Luna al Fuego", que es a finales de junio. Se ponen la Plaza Grande y la Plaza Chica llenas de puestos mediavales. Hay una tasca enorme al principio de la Plaza Grande, que te ponen tu jarrita de barro fría con cerveza, fresquita, fresquita, que es un clásico en nuestro itinerario cada vez que vamos, y después vas tapeando en los muchos bares que tienen como el "Monreal", en la Plaza Chica, que te ponen una Torta del Casar, con tu vinito de la tierra, de "oh, my god":


Este para el aperitivo está genial, y ya para comer, comer, hay sitios tan buenos como el "Maxi", "La Rebotica", o en el "Restaurante Josefina" que es una auténtica maravilla, todo está buenísimo, y te tratan estupedamente, de precio, pues bueno, digamos que es para darse un homenaje, me explico, ¿no?. Nosotros ese día, que era 29 de diciembre, nos quedamos en la Plaza Chica tapeando en la terraza de "La Tertulia" porque hacía un sol impresionante, como podéis ver:



Y allí morimos. Empezamos con un vinito de la tierra, un "Marqués de Villalba" buenísmo. Atención al brazo de mi amigo, en diciembre y en camiseta corta...



Y después fue llegando el condumio, para empezar una tablita de bacalao con eneldo y pimentón, ya estoy salivando:



Después unas alcachofitas con salsa de almendras, ojo, que pedimos muy sano ese día (ese día, que no os voy a contar el lote de presa y jamón que nos dimos los anteriores. Bueno sí, sí os lo he contado...)




Luego seguimos con un revuelto de jamón con ajetes. Al final el jamón nunca falta.





Y por último, un pistito, con sus huevos como está mandado, que no os quiero ni contar:



Un tapeito estupendo bajo el sol extremeño. Para terminar la jornada, nos fuimos al Parador a tomarnos un cafelito con su tarta, que no se lo saltaba nadie.

Cuando llegamos a La Menara, Encarna nos tenía preparada una cena estupenda, pero eso os lo cuento mañana. De momento, como adelanto, os dejo la receta del primer plato del menú, una sopita que por la noche venía de escándalo, y que es realmente fácil de hacer:

Ingredientes
- Agua.
- 1 trozo de tocino añejo.
- 1 hueso de jamón.
- 1 cuarto trasero de gallina o pollo.
- 1 zanahoria.
- 1 puerro.
- 1 pimiento.
- 1 tomate.
- Sal.

Tan simple como pelar y cortar todas las verduras, meterlas en la olla junto con el resto de ingredientes, cubrir de agua y dejarlo cociendo durante una hora. Si tenéis olla express con 35 minutos va que chuta. A continuación se le quita la verdura. Para servir: en un plato ponéis el caldo con un poco de huevo duro y unos taquitos de jamón. Fácil, bueno, y reconstituyente al máximo. ¡Hasta mañana!.



Receta por cortesía de Casa Rural La Menara: http://www.casalamenara.com/

martes, 18 de enero de 2011

Crema de hortalizas con tropezones de La Menara

Seguimos en La Parra... al día siguiente nos hicimos una ruta de senderismo, un paseito para ganarnos el menú de Encarna, sin que tuviéramos mucho remordimiento, esto es un decir, porque a la hora de la verdad, remordimientos pocos... pero el caso es que nos levantamos tempranito y nos fuimos desde La Parra a Santa Marta, al final nos perdimos y tuvimos que llamar al Ayuntamiento de Santa Marta, donde nos facilitaron un par de empresas de taxis, y nos llevó una chica muy simpática, Maribel, que nos estuvo contando que al parecer el pueblo de Feria, también por la zona, estaba considerado uno de los más bonitos de España, y que Miguel Bosé tiene por allí cerca una hospedería o algo así...

Cuando llegamos, cansados y doloridos, se nos quitaron todos los males con el siguiente menú:

- Paté de la casa con tostaditas.
- Crema de hortalizas con tropezones.
- Solomillo al Pedro Ximénez con arroz a la naranja.
- Tarta de queso con confitura.

Ingredientes para la crema de hortalizas con tropezones:
- 2 Patatas.
- 1 Puerro.
- 2 Zanahoria.
- 1 Pimiento.
- 1 Calabacín.
- Taquitos de jamón.

Esta sí que es una receta de fogones, fácil, fácil: pelar y cortar todas las verduras, las echáis en una olla, se cubre todo con agua y un chorreón de aceite y un poco de sal, y dejadlas cocer durante 30 - 35 minutos, y al final, en la misma olla, cogéis la batidora y se bate todo hasta quedar finito. Se sirve con unos taquitos de jamón. Esto además de bueno, repone a un muerto, y ahora en enero pega un montón, tanto de primero, como para una cenita, tu cremita y te quedas como dios.

Y si no, mirad qué pinta:


Os dejo fotos del menú, aquí tenemos la presentación de la mesa, no falta un detalle, en el centro el paté...



El solomillo, en fin, creo que no hace falta decir más, me faltan adjetivos, y la guarnición de arroz a la naranja, queda estupendamente con el solomillo, una auténtica delicia.




Mañana seguiremos con una tarta de chocolate y plátano, que no os podéis perder. ¡Hasta mañana!.
Receta por cortesía de Casa Rural La Menara: http://www.casalamenara.com/


lunes, 17 de enero de 2011

La Menara: Migas extremeñas

Desde que hago "fogones", cada vez que piso un bar, un restaurante o la casa de algunos amigos, me dedico a hacerle fotos a todo lo que como, por aquello de tener siempre ideas en la recámara, y a pedir recetas a todo el mundo. La gente se me queda mirando como diciendo "¿qué estará haciendo la friki esta?" cuando muy seria me pongo a hacer fotos de un revuelto de ajetes con jamón. Esto mismo me pasó en "La Menara", donde Encarna, cada vez que nos servía la mesa, y me pillaba haciendo las fotos, se partía de risa diciendo "¡pero mírala, otra vez sacándole fotos a la comida!". Al final, Encarna, me dio todas las recetas que le pedí, y esta semana os las traigo aquí.

Road Story en el sur de Badajoz

Arrancamos desde Sevilla para La Parra, provincia de Badajoz. La Parra, la verdad, no nos engañemos, no es precisamente París, por eso cuando llegamos a casa rural "La Menara" (http://www.casalamenara.com/) nos sorprendió encontrar este hotel con encanto, donde a diferencia de las casas rurales donde te dan la llave y tú te las apañas, allí tienes a una persona que se encarga absolutamente de todo. "Encarna queremos desayunar a las diez", y a las diez en punto, Encarna te tiene un desayuno de reyes. Y lo mejor, es que cuando vuelves de por ahí, tu habitación está perfectamente limpia y recogida, cosa que normalmente no ocurre en las casas rurales convencionales. Pero lo que realmente nos encantó, es que si quieres también te hacen la comida. La Menara tiene unos menús de restaurante a precios de tasca, este concretamente, fue el que nos pusieron el primer día que estuvimos allí:

- Surtido de croquetas de matanza (chorizo, morcilla y jamón).
- Migas extremeñas.
- Gatinado de queso de cabra con cebolla y manzana caramelizada.
- Revuelto de bacalao a la dorada.
- Coulant de chocolate.

Estoy salivando como Homer....aaaaah! Ahora os pongo unas fotos del menú, pero primero, os doy la receta de las "Migas extremeñas" que son muy fáciles, que me enrollo y no paro...

Ingredientes
- 2 ó 3 ajos.
- 1 Pimiento rojo y 1 verde
- Chorizo, unos 150 gramos, de estos chorizos enteros.
- Panceta o bacon ahumado, otros 150 gramos.
- Pimentón dulce.
- Pan del día anterior, como medio kilo.
- Agua, 3 ó 4 vasos.
- Aceite y sal.

Primero se corta el pan en rodajas finas y se humedecen con agua con sal. Esto es conveniente hacerlo el día anterior. Se corta el chorizo en rodajas finitas y la panceta o bacon. Se fríen juntos la panceta y el chorizo hasta que tomen color. Se ponen las dos cosas en un papel absorbente. En el mismo aceite se ponen los ajos sin pelar y los pimientos cortados a tiras, se sofríen, y acto seguido se incorpora el pan, y con la espumadera se va desmigando, se pone la sal y el pimientón dulce. A los cinco mintuos le añadimos el bacon o panceta y el chorizo, se remueve para que el pan coja el saborcito, y se va trabajando todo hasta que coja la forma de las migas, debe quedar tal que así:


No os podéis imaginar lo buenísmo que estaba, pero bueno, bueno. Os dejo más fotos del resto del menú. Aquí van las croquetitas variadas de jamón, morcilla y chorizo. Yo nunca había probado las de morcilla, impresionante...


Aquí tenéis el gratinado de queso con la cebolla carameliza, una auténtica delicia...


¿Qué me decís del revuelto de bacalao?




Y de postre... coulant de chocolate, no hay más que verlo, buenísimo también.



Pues sí, La Parra no es París, pero salvando las distancias, dudo mucho que hubiéramos comido mejor en un bistrot de Saint Germain. Mañana os seguiré hablando de este mini viaje y de todas las cosas que fuimos comiendo, porque la verdad es que se convirtió en una ruta gastronómica por Extremadura. Espero que no os importe que comparta esto con vosotros, pero si estáis aquí es porque os gusta comer, y si os gusta comer es que os gusta la vida y disfrutar de las cosas que nos da, comer, viajar, curiosear, charlar, reír, ¡vivir!. ¡Hasta mañana!