Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Salmorejo

Aquí me hallo a petición de mis buenas amigas Macarena y Marta, a las cuales les gusta comer, pero no cocinar, y como a mí me gusta las dos cosas, y además me llama el mundo blog, después de escuchar lo que hizo María con unas albóndigas y dos latas de tomate, me dije "pues mira, ¿por qué no?". Maca sugirió que hiciera un blog de cocina para torpes, y Marta que pusiera recetas de cenas ricas que se pudieran hacer en cinco minutos, así que aunando las propuestas de una y otra, en este primer post os traigo mi receta de salmorejo, la cual me enseñó mi tía Joaquina, más conocida como la "piojo rubio", nombre que le puso mi abuela, que es su cuñada, por ser chica y rubia, y creo que esta información no la tenía que haber puesto aquí, pero bueno, teniendo en cuenta que las dos rondan los noventa años, no creo que se metan mucho en internet, eso espero...

A lo que vamos, que me enrollo muchísimo:

Ingredientes: tomate, pan, aceite de oliva virgen y sal. Y YA ESTÁ. He escuchado a gente le echa pimiento, cebolla y no sé qué más cosas, eso no es salmorejo, eso es un gazpacho espeso. Lo único que se le puede echar es ajo, pero yo no suelo echárselo porque me gusta suave y es más digestivo, y más si lo hacemos para cenar. En cuanto a la cantidad, pues bueno, para dos personas con un par de tomates grandes y una viena o media barra de pan, se hace un buen salmorejo. Una vez que se le coge el truco, en función de los gustos, si nos gusta más o menos espeso, se echa más o menos pan o tomate.

Elaboración: básicamente se trata de triturar todos los ingredientes en la batidora. Si la batidora no es muy potente, sugiero que se pele antes el tomate o que una vez hecho el salmorejo, se pase por el chino para no encontrar los pellejitos del tomate. Antes de nada, hay que mojar el pan para que sea fácil de triturar. Después se incorporan los tomates cortados. Después se incorpora el aceite de oliva, este punto es importante, el aceite tiene que ser buenecito, creo que ese es el secreto de un buen salmorejo. Y por último la sal. Se tritura todo hasta que se quedan todos los ingredientes bien ligados y sin grumos formando una hermosa pasta color rosa. Si veis que os cuesta mucho trabajar los ingredientes echar un poco de agua, pero sin pasarse, se trata de que quede espeso y consistente.

Emplatado: se echa el salmorejo en cuencos o en una fuente grande y como guarnición se pone encima huevo duro picado y unos taquitos de jamón. Yo le echo un chorreoncito fino de aceite que incorporo haciendo círculos desde el centro hacia fuera para que quede más artístico y suele quedar bastante bien. En cuanto al huevo duro, poned el huevo en una cazuela e incorporar agua fría. No lo echéis al agua porque se os puede partir y al hervir le salen fisuras y queda feo. Una vez que rompa el agua a hervir, poner un poco de sal, de esta forma el huevo no se agrieta. Normalmente el huevo se hace en diez minutos desde que se enciende el fuego. Una vez que se retira se pone en agua fría. A la hora de quitarle la cáscara, un buen truco es darle un golpe en las bases. Normamente una de las bases se queda hueca, aprovechad esa cavidad para quitar la cáscara, veréis que hay una especie de pellejito transparente entre la cáscara y el huevo, tirad de ese pellejito y la cáscara saldrá prácticamente entera sin que el huevo se rompa.

Yo no soy experta en nutrición, pero creo que es un plato bastante completo, tiene los hidratos de carbono del pan, las grasas saludables del aceite de oliva y las proteínas del huevo y el jamón, y por supuesto, las vitaminas y la fibra del tomate. No es un plato excesivamente calórico, y como cena es rico y no es pesado. Si se quiere hacer más sano todavía, sugiero que se haga con pan integral y que el jamón sea ibérico.

Bueno, pues eso es todo, mañana os pondré una receta muy fácil y muy rica: puré de patatas casero. Espero que os haya gustado y que la pongáis en práctica. Hasta mañana.

7 comentarios:

Ernesto dijo...

Soy de las pocas personas que puede opinar de este salmorejo, y creo que podría vivir a base de este salmorejo y de sus croquetas. Espero que algún día comparta la receta de las croquetas.

Anónimo dijo...

Muy rico, muy bueno y muy fácil.

Belén dijo...

A mi me gustaría que Rocío colgara su receta del arroz. Le sale de muerte.
Eres una máquina

Irene dijo...

Enhorabuena amiga.
Me ha encantado tu primera receta. Yo tambien he probado el salmorejo Tornay y es un muy buen invento.
Ya estoy deseando probar la siguiente receta, podria ser algo calentito.
Besos guapetona.

Anónimo dijo...

Me encanta, me encanta, me encanta!!!! Por fin comeré casero. Por cierto Rocío, crees que en el puré de patatas podría sustituir la leche de toda la vida por la de soja? Ya sabes, por mi intolerancia
Experimentaré y te cuento, lo mismo descubrimos nuevas sensaciones.
Besos Maca

Fogones facilones dijo...

Maca, puedes probar a ver cómo te queda. De todas maneras, en Mercadona venden leche sin lactosa, no sé si la conoces. Prueba con esa mejor, y bueno, si te gusta con la otra pues con la otra. También la marca Kaiku tiene muchos productos sin lactosa, supongo que lo sabrás. De todas maneras intentaré tener en cuenta esto a la hora de poner recetas. Hoy he puesto el flan de leche, no sé si en el mercado hay leche condensada sin lactosa, pero leche sin lactosa si que hay. Supongo que sabrás de la asociación Adilac, te paso la web, ahí viene información de empresas que venden productos sin lactora, entre ellas Kaiku, espero que sea de tu interés: http://www.lactosa.org/chef.html

Miguel dijo...

Rocio, pues ya la pi...rubio te esta buscando por Villanueva como te coja te enteras,jajaja. Muy bien por tus ultimas recetas,cada dia te superas