Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Puré de patatas casero

Buenas,
Aquí os traigo un puré de patatas que se hace en nada y menos, súper fácil, súper rico y que no tiene nada que ver con las porquerías esas que venden en los supermercados, que son industriales y malísimos para la salud. No creo que me denuncien por esto ¿verdad...?.
Bueno, a lo que vamos, el puré este está muy bien, se necesitan pocos ingredientes y poco tiempo, es una buena cena y para los que tenéis niños soluciona bastante. También como guarnición está bastante bien, o para después de un fin de semana, que se abusa mucho, pues te pones tu puré y unas verduritas o ensalada, y tan ricamente.

Vamos que nos vamos, ahí van los ingredientes:

Ingredientes:

- Una patata más o menos grande por persona.
- Leche.
- Aceite.
- Sal.
- Pimienta
- Opcional: cebolla y nuez moscada.

Preparación:

Se pelan las patatas, se cortan a dados más o menos pequeños. En una cazuela se calienta agua suficiente para que cubra las patatas, las cuales se incorporan una vez que el agua rompa a hervir. Yo a veces le echo una cebolla cortada para darle sabor y la hiervo junto con las patatas, es opcional. Cuando las patatas estén blanditas (pinchadlas con un tenedor para comprobarlo) las coláis y las echáis en plato grande. Si habéis echado la cebolla, retiradla. Con un tenedor machacáis las patatas hasta que se hagan puré. Cuanto más blandas queden mejor porque así os costará menos trabajo que se deshagan. Una vez que estén hechas puré, se pone en una cazuela un chorreón de aceite, y cuando esté caliente se incorporan las patatas machacadas y se mezclan bien hasta que toda la masa se impregne del aceite. Ahora se le echa la leche. En este punto lo suyo es que le echéis un poco primero y lo vayáis mezclando hasta conseguir la consistencia que se quiera en función de los gustos. Si veis que la patata os pide más leche porque queda demasiado "mazacote" (no sé si está palabra existe, pero vamos, ya sabéis, que no quede en plan masa de hormigón) pues le echáis más, la idea es que quede como una masa más o menos consistente, ni muy líquido ni muy espeso. Por último se echa sal y pimienta, y como sugerencia si tenéis nuez moscada le rayáis un poquito. Fácil, ¿no?.

Mi abuela lo hace de otra manera, calienta las patatas igual que yo, pero luego lo pasa por la batidora y le echa un huevo y un quesito del caserío y después lo vuelve a calentar en la cazuela. Este también está muy rico, pero el otro es mucho más fácil y no necesita tantos ingredientes. Pero bueno, esto de la cocina no es una ciencia exacta, así que podéis coger ideas de uno y de otro, y hacer el vuestro personal.

Y ya me voy, mañana os voy a traer una súper receta buenísima, que espero que no os perdáis porque merece mucho la pena. Y a ver si pongo fotos, y cambio el diseño que está bastante soso, poco a poco que soy nueva. Hasta mañana.

No hay comentarios: