Datos personales

Mi foto
Amante de la cocina y del buen comer, básicamente autodidacta, que al ver las barbaridades que hacían sus amigas en la cocina decidió "rescatarlas" con este blog.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Humus

Ni tengo vergüenza ni la conozco, lo sé, lo siento mucho de verdad, quería haber hecho el blog de hoy ayer y programarlo para que saltara hoy temprano, pero ayer tenía taller de narrativa, y tocaba leernos "La muerte de Ivan Illich" de Tolstoi, y la verdad, que hasta ayer por la tarde no me lo empecé... total, que al final me engaché al libro, y hasta que no lo terminé no paré, y entre una cosa y otra, no me dio tiempo a hacer el blog. Luego me fui al taller de narrativa y después nos fuimos a nuestra cena de Navidad, que por cierto, echamos un rato estupendo, cuando llegué era tarde y no me puse, y esta mañana, pues bueno, tenía médico (todo bien, gracias) y se me ha echado el tiempo encima, y aquí estoy, pasadas las cinco haciendo el blog, pero bueno, más vale tarde que nunca, ¿no?.

Después de la disculpa, larga y detallada, paso a relataros la receta. El humus, para quien no lo conozca, es una especie de paté de garbanzo que se unta en panecitos y va muy bien como aperitivo. Es fácil, asequible, y tiene un puntito diferente.

Vamos que nos vamos.

Ingredientes:
- 1 bote pequeño de garbanzos cocidos.
- 1 buen chorreón de aceite.
- 1 diente de ajo.
- El zumo de un limón.
- Sal.
- Pimienta
- Comino (los que no cocináis, que no os entre el pánico, el comino se compra en cualquier supermercado, está en la parte de las epecias, vale poco, es color marroncito claro y viene molido).
- Pimentón (lo mismo digo que con el comino).

Preparación:
Tan fácil como meter todos los ingredientes (MENOS EL PIMENTÓN) en la batidora y batirlo todo hasta que se haga como una especie de puré, tiene que quedar espesito: se escurren primero el bote de los garbanzos en un escurridor y se limpian un poco debajo del grifo. El diente de ajo, partidlo por la mitad y le quitáis la hebra que tiene en medio (el hilillo que tiene en el centro) así no se repite, que luego nos ponemos tiernos y no puede ser... Lo mezcláis junto con el zumo del limón, el aceite, la sal, la pimienta, y el comino, y ya está, mirá qué fácil.

Presentación:
Lo ponéis en un cuenco mono y le echáis un poquito de pimentón a modo de decoración. Mi hermana le echa semillas de lino, pero eso es pedir demasiado, así que con el pimentón va bien. Y bueno, le ponéis unos biscotes al lado, o mejor, unas tostasditas para untarlo. Y mira, te pones tu ensaladita, o un tomatito aliñado y un poquito de queso o de embutido, y te queda una cena bastante apañadita. Por otro lado, que tienes invitados, pues el humus siempre da un toque distinto.

Y ya está, una vez más me disculpo, prometo compensaros. Y por último, ya puestos, os recomiento "La muerte de Iván Illich" de Tolstoi, que lejos de ser un tocho a lo "Guerra y Paz", es un librito que no tiene más de cien hojas pero dice mucho. Espero que no veáis mal que recomiende libros en un blog de cocina, pero como creo que lo bueno hay que compartirlo, pues ahí lo lleváis. Los que nos dedicamos al marketing (profesionalmente es a lo que me dedico) a esto lo denominamos "valor añadido", Antonio F. si estás leyendo esto, seguro que estarás de acuerdo conmigo. ¡Hasta mañana!.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tu blog me encanta, además es una caja de sorpresa, no sé si voy a encontrarme una receta o la recomendación de un bar al que ir el próximo fin de semana o como esta vez recordarme un libro que leí hace mucho tiempo y que gracias a tí voy a volver a leer.
De mañana no pasa que haga el hummus,fué lo primero que probé en un viaje que hice a Oriente Medio con mis hijas, en Madaba, allí dormimos la primera noche y allí nos pusieron este rico aperitivo como en Portugal ponen la mantequilla.
Saludos.
Rosario